jueves, 10 de enero de 2019

DESDE LA BUTACA


Se les acabo el corrido...


Por Dr. Tomás López.

Se les acabó el corrido a Naranjeros de Hermosillo y por segundo año consecutivo no lograron avanzar más allá de la serie de repesca.

Decir que se perdió solamente porque así es el Béisbol es una manera fácil de lavarse las manos. Naranjeros llegó a postemporada con algunas marcadas incógnitas y a la espera de que varios elementos tanto nacionales como extranjeros, dejaran atrás sus discretas actuaciones durante el rol regular y se transformaran, pero para su mala fortuna no fue así. Enfrente tuvieron un rival que venía embalado, bien preparado y que aprovecho en su mayoría las concesiones que se le otorgaron.

La serie fue dura para ambos, un clásico enfrentamiento entre un 3 y 4 de la tabla general, repartiendo victorias entre los juegos 1 y 5. Sin embargo el mayor equilibrio que presenta Cañeros, sin dejar de lado individualidades como la de Rodolfo Amador quien bateó como desesperado en la serie, fue determinante en el resultado final. 

Mientras que Naranjeros no tuvo un line up definido, Cañeros utilizó el mismo orden al bate en los 6 desafíos mostrando bastante solidez en este sentido, ya que cada elemento tiene muy en claro cuál es su rol y responsabilidad.

De esta manera terminó la aventura para Naranjeros en esta edición 2018-19 y mucho se tendrá que trabajar con miras a lograr trascender, por lo pronto queda la sensación de que con los ajustes adecuados se pudo llegar más lejos. Más delante en otra colaboración hablaremos de dichos ajustes.

Pólvora Mojada

En varias ocasiones durante la temporada se comentó que si Francisco Peguero no bateaba, Naranjeros no ganaba. Esta notaria dependencia del bate del dominicano vino a calar hondo en las “Fiestas de Enero” donde el tercer bate Naranja fue brutalmente opacado. Mientras que en rol regular una y otra vez se mostró contundente(El mejor con gente en posición de anotar con .467), en playoffs fue otro cantar al conectar sólo 2 hits en 26 turnos y remolcar una triste carrera. 

El problema es que sus acompañantes Domonic Brown, Fernando Pérez y José Cardona(de los que se esperaba repunte), también anduvieron con la pólvora mojada.  El refuerzo de último momento Jarabez Rosa ni ofensiva ni defensivamente cumplió, mientras que otros como Sergio Burruel y Rolando Acosta le quedaron a deber al anotador. Los que dieron la cara fueron Jasson Atondo, Norberto Obeso y Dustin Geiger quién se erigió como su mejor bateador esta postemporada. Mientras que en un juego anotaron 12 carreras(4to) en los otros cinco acumularon otras 12, así es muy difícil hacer daño y todavía más aun, ganar.

El pitcheo cumplió

A nuestro juicio el pitcheo cumplió, ya que con todo y las fallas que se tuvieron, lograron mantener los juegos al alcance, pero la ofensiva no tuvo capacidad de respuesta. Lo que no podemos dejar de mencionar es como se manejó el pitcheo. Ni Jaime García ni Fernando Salas estaban listos para jugar playoffs, mucho menos para ser utilizados en los momentos apremiantes en que fueron requeridos, a unos relevistas se les usó muy poco(Rafael Martin, Wilmer Ríos) y a otros se les dio responsabilidad de más(Cesar Vargas, Héctor Galvan). Desde que se fue Mike Antonini solo quedo un zurdo en el bullpen y en lugar de buscar otro, de último momento quemaron una plaza de extranjero con Tarence Marin quién al parecer tampoco estaba listo.

No me ayudes compadre

Desde la temporada 2011-12 en la que se volvió a instaurar el uso de refuerzos para playoffs, a Naranjeros le ha ido como en feria con la mayoría de sus selecciones. Aquella ocasión fue el zurdo Dan Serafini a quien le fue muy mal, un año después tomaron a Heriberto Ruelas quien tampoco funciono. 

El 2013-14 casi se les iba el campeonato con dos desafortunadas actuaciones de Edgar Osuna, el 2016-17 a Dustin Martin le fue fatal, el año pasado Luis Pérez pasó sin pena ni gloria, y ahora el estelar  Jake Sánchez falló las dos ocasiones en que fue requerido. Solamente Zelous Wheeler logró tener un aporte digno de un refuerzo en el 2014, año del más reciente campeonato.

Faltaron los Chapos

Durante la temporada Naranjeros se deshizo de dos elementos que nos queda la sensación pudieron ayudar bastante, los “Chapos” Jorge Flores y José Amador. En la segunda base se sufrió bastante, mientras Cañeros no manipuló su alineación en ningún juego, solamente en la intermedia Hermosillo utilizó 3 jugadores diferentes: Rolando Acosta, Irving López y Fernando Pérez quienes en conjunto conectaron sólo 4 hits, además los titubeos de Acosta y Pérez a la defensiva costaron bastante caros. Sin dudas Flores pudo cubrir esa posición y tener un aporte aceptable. 

En el caso de Amador, pudo haber sido un arma letal como bateador emergente, ese que tanta falta les hizo, al final, el joven Julián León quién había tenido muy poca actividad y vivió bastantes problemas a la hora de batear, fue el que tuvo en sus manos ese último turno que pudo haber cambiado la historia, el desenlace todos lo conocemos.

Que tengan un excelente día.

lunes, 7 de enero de 2019

CORITO VARONA




Camilo Varona:

“De gran importancia en el beisbol mexicano; scout de lo mejor don Corito Varona, cubano de nacimiento veracruzano de corazón”: José Ignacio Peña.
Y agrega:

Corito Varona es una leyenda del béisbol cubano y mexicano, que con sus esfuerzos abrió el mercado de Grandes Ligas a los peloteros latinos; un gran personaje, sin duda.

Corito jugó poco béisbol. Empezó en 1926 y se retiró en 1936 debido a una lesión en el brazo; esto pasó con el Cienfuegos de la Liga Cubana. Sin embargo, siguió dentro de la organización.

El dueño del club, Florentino Pardo, prácticamente lo dejó como encargado del equipo. Corito firmaba peloteros, atendía la oficina, viajaba a Estados Unidos a observar peloteros para contratarlos en invierno.

Después organizó un club de béisbol amateur e ingresó a la Liga de la Unión Atlética Amateur de Cuba, donde surgieron grandes peloteros como Conrado Marrero, Charles Pérez, Isidro León, Gilberto Torres, Tomás de la Cruz y muchos más.

Por esas fechas, Bobby Maduro compró el club Cienfuegos y lo llevó a La Habana, y también Corito fue allá. En 1953 se hizo un convenio con los Piratas y Ramón Mejías jugó con ellos.

En 1954 se firmó un convenio con los Rojos de Cincinnati y los Sugars Kings de La Habana y Varona empezó a trabajar con ellos. Corito empezó a firmar peloteros que después triunfarían en grande: Tony Pérez, Cuqui Rojas y Mike Cuellar entre otros grandes beisbolistas.

Después, Varona siguió firmando a excelentes peloteros; el llevó a Grandes Ligas a los mexicanos Vicente “Huevo” Romo y José Peña, para los Dodgers de Los Ángeles. También firmó a Iván de Jesús, Orlando Álvarez, Chucho Ferrer, Pepe Frías, Henry Cruz y muchos más.

Corito Varona se sintió muy decepcionado cuando tuvo que comprar dos boletos para entrar al Parque del Seguro Social, cuando Ángel Vásquez era el presidente de los Diablos. En ese tiempo Corito comentó: “¿Cómo es posible cobrar dos boletos a un hombre que ha dado tanto al béisbol mexicano? Que poco criterio para aquilatar un personaje. Lástima”.

Continuó Varona: “Es una tristeza que un hombre como Ángel Vásquez, con tantos millones como tiene, se fije en eso, no es el dinero, es la acción con alguien que ha tenido atenciones con él…”

Pero el mejor pelotero que descubrió Varona fue Fernando Valenzuela. Aunque la mayoría de los aficionados piensan que fue Mike Brito su descubridor, en realidad fue Camilo Corito Varona. Todavía esto se presta a discusión y polémica.

Hasta aquí esta semblanza de uno de los mejores buscadores de talento en el béisbol".

martes, 1 de enero de 2019

PELOTA CALIENTE





POR FELIPE SILVA:


LANZADORES PROGRAMADOS.

NARANJEROS: Jaime García, Dennys O´Grady. José Samayoa y Luis Alonso Mendoza.
LOS MOCHIS: Yoanis Quiala, Jaime Lugo, Ariel Peña y Juan Benítez.
YAQUIS: Yoanner Negrin, Andre Rienzo, Francisco Rodríguez y Javier Arturo López.
MAZATLÁN: Casey Harman, Konner Wade, Irwin Delgado y Alejandro Soto.
CULIACÁN: Manny Barrada, Edgar Arredondo, Edgar González y Andrés Iván Meza.
JALISCO: Will Oliver, Elian Layva, Orlando Lara y Octavio Acosta.

LISTA LA POSTEMPORADA.

La Liga Mexicana del Pacífico (LMP) finalizó su fase regular de la Temporada Caliente.mx 2018-19 cumpliendo una de sus promesas: garantizar emociones hasta el último out del presente 2018. La primera vuelta vivió un ritmo electrizante, de montaña rusa, que tuvo a los ocho equipos de arriba hacia abajo en todo momento. La segunda, guardo su definición para el final.

Este domingo 30 de diciembre, se entregó la repartición de puntos, de tal forma que el líder fue Tomateros de Culiacán. Sin embargo, los Yaquis de Ciudad Obregón fueron quienes finalizaron con el mejor promedio de ganados y perdidos (.561). Cañeros de Los Mochis, que finalizó la primera vuelta en el último sitio, logró un regreso vertiginoso que lo llevó a clasificar como cuarto en unidades. Su rival será Naranjeros de Hermosillo.

Estos serán los duelos de la primera ronda de postemporada:
– Charros vs Tomateros.
– Venados vs Yaquis.
– Cañeros vs Naranjeros.

En el terreno, la Temporada Caliente.mx escribió varios hechos para la historia. Uno de ellos fue la Triple Corona de Pitcheo que se adjudicó Elián Leyva con seis victorias, 2.02 PCL y 67 ponches.
El título de bateo se definió hasta la octava entrada en su parte baja, dentro del Mayos vs Naranjeros. Jasson Atondo comenzó el 30 de diciembre con ventaja de cinco milésimas sobre su compañero Francisco Peguero. Sin embargo, el dominicano se fue 3-2 y Atondo de 4-1, por lo cual, Peguero conquistó el cetro de promedio con .352, por .351 de Jasson.

Los parques de la LMP vieron coronadas sus mejoras en infraestructura con incremento superior al 4.5% en cuanto a la cantidad de asistentes. La cifra es acumulada hasta el momento, con la postemporada a unos días de iniciar.

Este próximo 1 de enero de 2019, la Temporada Caliente.mx 2018-19 llega a su fase decisiva, en la cual Tomateros de Culiacán busca refrendar su aún vigente corona, contra cinco aspirantes más, que aumentarán el altísimo nivel de emociones que hasta hoy nos ha entregado el #InviernoCaliente.

ANALISIS DESDE MI PUNTO DE VISTA.
Los Cañeros De Los Mochis, es el equipo que más bien embalado llega a La PosTemporada, pues terminaron ganado las 2 últimas series del rol regular y es el equipo que llega más caliente a Los Play Off´s. Pero le va a tocar visitar a Los Naranjeros, que con las últimas adiciones de peloteros importantes como es el caso de Garavez Rosa, Tonny Campana, los relevistas velocistas Fernando Salas y el refuerzo Jake Sánchez. Pero Los Naranjeros cuentan con el primer y segundo mejor bateador de La Liga (Peguero y Atondo.), Los Lanzadores abridores (García, O´Grady, Samayoa y Mendoza.) sol difíciles en este tipo de juegos y para el relevo Los Naranjeros lucen impresionantes con Oramas, Barrón y Cesar Vergas que como que ha retomado el camino y para las últimas entradas, cualquier equipo la tendrá difícil con Zach Jones, Fernando Salas, Rafa Martín y Jake Sánchez. Pero repito Los Mochis es el equipo más embalado en el final de la temporada regular, será un equipo difícil, incómodo y nada fácil. 

     Jake Sánchez (Hermosillo.).          Víctor Mendoza (Cd. Obregón.).                         Jovan Rosa (Culiacán.).
            Jaime Lugo (Los Mochis.).                    Ramón Ríos (Mazatlán.).                              Alonso Harris (Jalisco.)
LOS REFUERZOS.
EQUIPOS.            1ra. Opción.          2da. Opción.
HERMOSILLO.   Jake Sánchez.                Mike DeVine.
OBREGON.          Víctor Mendoza.   Jesús Pirela.
LOS MOCHIS.             Jaime Lugo.          Josh Outman.
CULIACÁN.         Jovan Rosa.           David Reyes.
MAZATLÁN.               Ramón Ríos.          Chris Roberson.
JALISCO.             Alonso Harris.              Xorge Carrillo.

COMENTARIOS CALIENTES.

SOLO 4 LIGAMAYORISTA EN LOS PLAY OFF´S.  La caballada esta flaca, como diría un Político del estado de Guerrero de cuyo nombre no quiero acordarme. Pues solo 4 Ligamayoristas Mexicanos participaran en la Postemporada de La MexPac. Y son Fernando Salas y Jaime García con Los Naranjeros, Oliver Pérez con Culiacán y Sergio Romo con Jalisco y párele de contar.,
CARRILLO A LA LIDOM. El lanzador de Los Mayos De Navojoa Marco Carrillo se fue a lanzar a La Lidom con Los Leones Del Escogido. Pero además de Carrillo hay otros conocidos de La LMP en La Lidom, uno el lanzador relevista de Los Tomateros De Culiacán David Goforth está lanzando con Los Tigres De Licey y ya perdió frente al Escogido y Nate Reed ya está también con El Escogido, en donde ya están desde el inicio de la campaña el ExTomateros Josh Lowe y el ExCharro Tylex Alexander. El Gerente de Él Escogido es Moises Alou.
EDDIE GAMBOA. El Nudillero Eddie Gamboa no aparece en el roster para La Postemporada de Los Naranjeros. Gamboa llego a Hermosillo fuera de forma y fuera de ritmo, y la verdad no enseño nada de lo que había mostrado en campañas anteriores con Navojoa, Gamboa termino el rol regular con un record fatal de 0-2, con un terrible PCL de 27.00 en solo 3.1 innings lanzados, en donde le dieron 11 imparables, entre ellos un jonrón, regalo 4 bases por bolas, solo poncho a uno y le anotaron 10 carreras.
TERANCE MARIN. El que si se queda con Los Naranjeros es el lanzador Terance Marin, que mostro un record de 0-1 y 5.14, en 2 juegos y 7.0 entradas lanzadas, en donde le dieron 8 imparables, entre ellos 2 jonrones, le anotaron 4 carreras, regalo2 bases por bolas y ponchó a 4. Marin si agarra bien el ritmo en estos días podría ser un relevo largo importante para Los Naranjeros.
LUIS ALONSO MENDOZA. A muchos sorprendió la inclusión en el staff de abridores de Luis Alonso Mendoza, pues no ha lucido aquí, como tenía acostumbrados a Los Aficionados de Cd. Obregón. Luis Alonso termino el rol regular con un record de 4-5 y un PCL de 4.85, en 14 juegos y 68.2 entradas lanzadas, en donde le dieron 82 imparables (Más de uno por entradas.), entre ellos 7 jonrones, le anotaron 39 carreras, regalo 21 bases por bolas y ponchó a 53, con lo que fue el líder en el equipo. Por lo que muchos pensamos que El Manager Patrick, se está yendo con Mendoza en esta postemporada, más que todo por la experiencia y podría estar en lo correcto.
A LAS 5 P.M. EL JUEGO EN HERMOSILLO. Por situaciones del clima muy frio en Hermosillo, Los Directivos ya dispusieron que el inicio de este play off contra Los Mochis, dara inicio a las 5:00 p.m. y Los Lanzadores anunciados son Jaime García por Los Naranjeros y Yoanys Quiala por Los Mochis.

                       
                                Jaime García.                            Yoanys Quiala.
                                  (1-0 y 3.00)                                (3-5 y 4.37)




sábado, 29 de diciembre de 2018


  LANZANDO PARA HOME

Juegos salvados…

POR  ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ.

Los juegos salvados se convirtieron en una estadística oficial de Grandes Ligas en 1969 y en nuestro béisbol de invierno en los primeros años de la década de los setentas.

Fue en la temporada de 1975-76 que se dio a conocer el primer pitcher que impuso marca de salvamentos y fue Mike Overy de los Yaquis, que el miércoles 14 de enero de 1976, llegó a 13 juegos salvados. Ese día en Obregón, los Yaquis vencieron 1-0 a los Tomateros con triunfo para Porfirio Salomón con el salvado para Overy, perdiendo Vicente Romo.

Curiosamente, el Jueves 27 de diciembre de 1984 en Culiacán, empezó lanzando Vicente Romo, que venció a Mazatlán por 4-2 con el salvamento 18 de Antonio Pulido, imponiendo nueva marca.

En la campaña de 1990-91, los Yaquis realizaron convenio con los Angeles de California, que le enviaron al joven lanzador de nombre Mark Zappelli, que había estado con el equipo Palm Springs en Clase A con 6 salvados.

Lo subieron a doble A con Midland en la Liga de Texas, sumando otros 6 salvamentos.

Debutó con Obregón en el juego inaugural en Navojoa el Miércoles 10 de Octubre de 1990, con triunfo para los Yaquis por 2-0, ganando Héctor Rivera con el primer salvado para Zappelli.

El domingo 28 de octubre de ese mismo año, los Yaquis jugando en casa, vencieron 8-6 a Mazatlán, donde Zappelli conquistó su salvado número 7.

Entró noviembre y el joven de 23 años, Mark Zapelli siguió obteniendo salvamentos, llegando a ocho contra Culiacán. Se presentó en el TOG el Pollo de San Diego con parque lleno, derrotando 6-5 a Tijuana, ganando su primer juego Zappelli. Terminó la primera vuelta el domingo 18 de noviembre y Zappelli, siguió sumando salvamentos, acercándose a la marca de 18 de Antonio Pulido de Culiacán.

Entró el mes de diciembre y eran 15 salvados.

El miércoles 5 de diciembre, los Yaquis en su parque vencieron 5-2 a los Mayos y Zappelli empató la marca de Pulido. Al día siguiente llega a 19 salvados en la victoria de 3-1 sobre los Mayos. El sábado 15 de diciembre ya tenía 21 salvados. Batalló para alcanzar el 22 el mero 25 de diciembre al ganar Obregón 1-0 a Navojoa y el 22 fue el mero 25 y el 23 fue en Mexicali el sábado 29 al ganar Obregón por 4-2.

En el primer playoff contra Hermosillo realizó dos salvados y los Yaquis pusieron fuera a Hermosillo. Se enfrentaron a Tijuana que eliminó a Obregón, pero Mark tuvo par de salvados, que no cuentan para la marca.

Pasaron los años y fue hasta la temporada del 2015-16, cuando el mexicano Andrés Ávila de Los Mochis, tuvo una temporada de ensueño, logrando empatar el récord de 23 salvados y tuvo la oportunidad de implantar uno nuevo, pero no pudo en los últimos juegos de los Cañeros en esa campaña regular.

Ahora en esta campaña que esta a punto de terminar en su rol regular, el americano Casey Coleman de los Tomateros de Culiacán llegó a 22 salvados, cuando faltan sólo dos juegos para cerrar el rol regular. ¿Podrá empatar y hasta imponer nuevo récord?. Pronto lo sabremos...Después más lanzamientos.

miércoles, 26 de diciembre de 2018

FRANCISCO "GUAPO" HIGUERA


ESTRELLAS DEL BÉISBOL

FRANCISCO “GUAPO” HIGUERA GONZÁLEZ

Por Héctor Barrios Fernández.



Francisco “Guapo” Higuera.

La ciudad y puerto de Ensenada, B. C., se encuentra ubicada en el noroeste de nuestro país, frente a las costas del Océano Pacífico. Está conformada, como toda ciudad, por un sin número de colonias, entre ellas la populosa, “Territorio Sur,” llamada así porque, siendo fundada a mediados de la década de los 1940s, rápidamente llegaron familias provenientes del entonces Territorio de Baja California Sur, ya que ante la clausura de las minas de cobre en Santa Rosalía, el trabajo comenzó a escasear y las familias buscaron mejores horizontes. Recuerdo que en la escuela primaria, como estudiante, tuve que aprender como cancioncita que la República Mexicana estaba conformada por, “♪29 Estados♪, dos Territorios♪ y un Distrito Federal♪.” Todo para que con el tiempo la cosa fuera diferente, los Territorios y el Distrito Federal han desaparecido.
La colonia Territorio Sur, conocida también como “la Cachanía,” ya que así se les conoce a los “terrisureños,” sobre todo a los de Santa Rosalía, (ojo, no confundir con “Cachanilla,” esos son de Mexicali, por la planta que crece en aquellos lugares) está ubicada a la falda de un cerro, en un terreno irregular, con pendiente, pedregoso, sus habitantes tenían fama de ser buenos para el béisbol, para tirar golpes en las peleas, muy trabajadores y si te brindaban su amistad, tenías la seguridad de contar con un aliado en las buenas y en las malas.
En las décadas de los 1950s, 60s y 70s, los campos para la práctica del deporte escaseaban, tal y como sigue siendo en la actualidad, era común ver a la chiquillada jugando “al bat,” “al beis,” o “a la pelota,” en las pedregosas calles o en los terrenos baldíos de la brava colonia, con frecuencia se escuchaba el “crasssh” del vidrio de una ventana quebrada y enseguida solamente quedaba el polvito en el aire, ya que los niños desaparecían como por arte de magia.
Se jugaba con lo que hubiera, piedras, pelotas hechas de calcetín o de trapo, palos de escoba, tablas viejas, barrotes, también se bateaba con  la palma de la mano, sin guantes y se usaban, cartones o tablas como bases, se improvisaban campos con una, dos o tres bases, según los participantes y sin saber, se llegaban a hacer los outs como en los inicios del béisbol, pegándole al corredor con la pelota. Poco a poco fueron apareciendo las herramientas de verdad y de manera organizada se formaron los primeros equipos.
Como se imaginará comenzó a aparecer el talento para la práctica del béisbol.  

Pues bien, así como emigraron hacia Guaymas, Son., los famosos hermanos Romo, los Plascencia, los Cacheux, los Frayde y tantos otros con apellidos muy beisboleros, también con rumbo norte, hacia Ensenada emigraron los Peraltas, los Domínguez, los Arreola, los Meza, los Higuera y tantos otros que llegaron para darle más lustro y brillantez a Ensenada.
Entre esas familias llegó la de Don Francisco Higuera Aguilar, como era común, ex trabajador de las minas en Santa Rosalía y dedicado a la carpintería, acompañado de su señora esposa, Doña Ramona González Fierro, dedicada, como también era común en aquellos tiempos, a los quehaceres del hogar y posteriormente al cuidado de sus doce hijos, que para variar, también era usual. Tal vez el matrimonio se dijo, bueno, ya tenemos a los nueve para el equipo de béisbol y tres para la banca y ahí le paramos, recordemos que en aquellos tiempos no existía aún el bateador designado.
Los hijos e hijas fueron por orden: Goyito, Tavito, Hilda, Cristina, José María, Francisco, Santiago, Jorge, Rosa, Juan, Reyna y Raquel, todos habiendo nacido en la misma colonia.
El sexto de los hijos “Francisco Higuera González,” desde sus primeros años mostró grandes habilidades para el juego, aparte de jugarlo con sus compañeros de escuela, al término de la jornada, por las tardes continuaba con la práctica hasta que la noche impedía ver la pelota.
Fue Armando “El Burro” Domínguez, vecino de la colonia y gloria del béisbol ensenadense quien lo bautizó con el apodo de “Guapo.”
Observando a los vecinos mayores de la colonia; lo inspiraron a incursionar en el juego del béisbol. Jugadores ya establecidos y que con  el inevitable devenir de los años se convirtieron en glorias del béisbol aficionado local como el mismo “Burro” Domínguez, “Cachanía” Moreno, los hermanos Arreola, “Cachi” Angulo, “Yuca” Peralta. Con un dejo de nostalgia, recuerda Francisco “Guapo” Higuera a sus primeros entrenadores a quienes en gran parte les debe el haberse desarrollado en el béisbol, algunos de ellos fueron: el mismo “Cachanía” Moreno, sus tíos, José María González, Heladio González y Reyes González. Sus compañeros de juego durante la etapa infantil fueron: Alberto “Zurdo” Sánchez, Heriberto Mora, José Luis “Niño” Ibarra, Manolo y Humberto Meza.
Sus equipos en la niñez fueron “Caminos,” “Gallitos,” “Cometas,” y “Burócratas.” Su posición dentro del campo siempre fueron las paradas cortas, no hubo fuerza o argumento alguno que lo hiciera cambiar de posición.
Aparte de cualquier terreno baldío que hubiera disponible, o en la calle frente a su casa, solamente existía un campito para desarrollar los juegos de la liga y éste se encontraba en la parte posterior al “Deportivo Antonio Palacios,” parque de béisbol que desde la década de los 1940s ha sido la “Catedral” del béisbol ensenadense y que por casi 80 años, nada ni nadie en Ensenada, ha sido capaz de sustituirlo por algo acorde a los modernos tiempos actuales.
Ya entrado en edades juveniles, los ejemplos a seguir dentro del juego fueron el mismo Armando “Burro” Domínguez, Ernesto “Conejo” Salgado, Pedro Guerrero y su ahora compadre Enrique “Zurdo” Echave, a quien por cierto, en lo personal le otorgo una de las calificaciones más altas para un primera base. Ya en la categoría de primera fuerza y a los 16 años, Francisco “Guapo” Higuera defendió los colores de los equipos: “Mulos de la Cachanía,” “Secc. 22 de cementos Guadalajara,” “S.O.P.,” “Piratas” y “Frenos Reforma".


Dentro de esos equipos tuvo la fortuna de contar con compañeros a quienes les fue aprendiendo las técnicas y “mañas” del oficio. Si Usted es de Ensenada o sus alrededores, vea nomás que nombres, Marcos Amao, “Zurdo” Sánchez, Pedro Guerrero, Ramón Meza, Rubén “Catrín” Meza, César “Gordo” Peralta, Carlos “Calín” Verdugo, “Tanque” Ibarra, Luis “Panadero” Moctezuma, Ricardo “Mocoso” Montoya, Ernesto “Conejo” Salgado, Esteban “Copetes” Lenccioni, Guillermo “Memo” Hernández.
Muy joven aún, participó en los torneos estatales de 1968 y 1969, defendiendo los colores de la liga más antigua de Baja California, la “Liga Municipal de Ensenada,” bajo el mando de Miguel “Jilemón” Jiménez, quien como anécdota contaba que: “llevé al ‘Guapo’ al estatal, solamente porque me conectó un par de home runs en un juego.”
No pasó mucho tiempo para que por su calidad, su fama comenzara a trascender más allá de los límites del estado. Recibió la invitación para probarse con la organización de los “Diablos Rojos” de la Liga Mexicana, entrenamiento dirigido Mario “Toche” Peláez. Sin embargo el asunto no pasó de ahí.


Tigres de Ensenada 1971.

Al término del primer juego de una doble cartelera del torneo estatal de 1969, recibe la visita de una persona que lo invita y trata de convencerlo para que firmara para el béisbol profesional, lo cual agradece pero declina la invitación. Días después se entera de que esa persona era Jesús “Pulga” Robles, buscador de talento de los “Tigres” de la capital del País.
Vuelve a la carga Robles, lo busca en su domicilio, platica con su papá y sus tíos pactando la firma para incursionar al béisbol de paga.
Los “Tigres” contaban con una sucursal en Ensenada dentro de la Liga Norte de México y es a donde asignan al “Guapo Higuera” para que fuera su short stop. Ya como beisbolista profesional rápidamente se dio cuenta de que las cosas eran muy diferentes al béisbol de aficionados que era el que conocía. Una de sus primeras experiencias y como anécdota comenta que en unos entrenamientos coincidió con el también jovencito Carlos “Chaflán” López nativo de Mazatlán, Sin., quien le dijo: “Si te colocas a la distancia, te reviento tu guante al lanzarte una pelota,” Lo que realmente sucedió, después de unos lanzamientos se le reventaron las correas de la caja y adiós guante y es que Carlos “Chaflán” López siempre contó con tremendo brazo, tanto así que lo llevaron hasta las mismas Ligas Mayores.
Otra es que en una carrera y por una nariz, el mismo “Chaflán” ganó a una de las “gacelas” ensenadenses de ese tiempo, Guillermo “Memo” Hernández.
Dentro del nivel profesional, Francisco “Guapo” Higuera vio actuación con los ya mencionados “Tigres” de Ensenada, Yuriria, Gto., en la Liga del Bajío y Aguascalientes en la Liga Central. Sus manejadores fueron, la glorias del béisbol mexicano, Benjamín “Papelero” Valenzuela, David García, Jesús “Pulga” Robles, Alberto Joachín y Silverio Pérez, también recuerda con afecto a uno de sus instructores en los campos de Pastejé, al legendario y miembro del Salón de la Fama del Béisbol, Ronaldo “Ronnie” Camacho, que para los que hemos seguido el béisbol por años, quisiera saber de quién no es o fue ídolo Ronnie Camacho.


Entre algunos compañeros que recuerda con afecto se encuentran, Rodolfo “Rudy” Hernández, quien llegara a Ligas Mayores con Medias Blancas de Chicago, al ya mencionado ligamayorista Carlos “Chaflán” López, Juan Arvizu, Rafael Ornelas, Leo Guerrero, Blas Mazón, Francisco Mota y más.
Una anécdota dolorosa que cuenta “Guapo” Higuera es que estando él en la caja de bateo y el veloz Eleno Cuen lanzando, éste le metió un lanzamiento entre las costillas, conservando aún el recuerdo y la marca de las costuras en su cuerpo.
Volviendo al béisbol local, Francisco “el Guapo” Higuera asegura que ante tanto talento, es difícil nombrar un equipo ideal ensenadense, pero al menos con los peloteros que le tocó interactuar, un equipo estaría conformado por: Enrique Echave, primera base, Ernesto “Conejo” Salgado, en segunda, Raymundo “Huevito” Montoya en tercera, Pedro Guerrero en el short, “Zurdo” Sánchez, Ricardo “Richie” Jiménez y Mario “Magochi” Duarte en los jardines, en la receptoría pondría a Armando “Burro” Domínguez y a Víctor “Negro” Verdugo, como manejador a Miguel “Jilemón” Jiménez, auxiliado por José “Cahuichi” López.
Sus equipos favoritos son, en Grandes Ligas, los Dodgers, en Liga Mexicana, los “Tigres,” los “Naranjeros” en invierno y aunque recuerda con afecto a todos sus equipos locales, guarda especiales sentimientos para “Secc. 22.”
Dentro de la pelota admira a, Clayton Kershaw, Héctor Espino, Ronnie Camacho, Miguel Sotelo, entre muchos.

Tigres de Ensenada 1968.

Como suele suceder y para fortuna de la sociedad, Francisco “Guapo” Higuera González, conoció a la Srita. Martha Vega Pérez, la mujer de sus sueños, al tiempo se convirtió en su esposa, con quien procreó a sus hijos: Raúl, Martha, Isela, Mariné, Mariel y Maritza, ahora con nueve hermosos nietos, formando una unida familia.
Como colofón de esta historia, el amor “le lanzó juego perfecto” al béisbol y nos privó de ver desarrollarse una brillante carrera profesional, pero nos premió con una hermosa familia.
Francisco “Guapo” Higuera, gloria del béisbol ensenadense.




viernes, 21 de diciembre de 2018

CLAUDIO SOTO PARRA




Parados, Ildelfoso Ruiz, Pilo Gaspar, César Gutiérrez, “Chino” Cadena, Bayo Castro, Pepe Uzcanga, Tito Angulo, y Mingo Rivera, Fila del centro: Lalo Valenzuela, “Changarro” Urías, “Pitito” Olea, Claudio “Zurdo” Soto, Jesús Rodríguez y el batboy. Tercera fila: “La Coneja” Sánchez, Tavo Mercado, Ronnie Camacho, David García, Saúl Villegas y Eladio Urías.

ESTRELLAS DEL BÉISBOL

CLAUDIO SOTO PARRA

Por Héctor Barrios Fernández

Ya sabemos que la vida nos coloca en diferentes situaciones, es lo común, es una de sus características, es parte de la existencia.

Algunas son experiencias negativas las cuales nos dejan enseñanzas y depende de nosotros si aprendemos o no, otras son experiencias positivas, y quedan grabadas en nuestra memoria para siempre.

Una de ellas es, en mi caso, cuando he tenido la oportunidad de charlar con el Sr. Claudio Soto Parra.

Tal vez para los más jóvenes el nombre no les sea familiar, pero para los menos jóvenes, el nombre de Claudio Soto Parra le suene como música agradable.

Gran conversador, Claudio tiene cuerda para las 24 horas del día y hasta para entradas extras si la situación lo amerita. Pero sobre todo se trata de una persona respetuosa y educada, características que lo distinguen.
El Ingeniero en Electrónica Edgar González (nativo de Los Mochis
 y radicado en Ensenada), con Claudio Soto.

Claudio Soto Parra, por si Usted no estaba enterado, fue nombrado novato del año en la temporada 1959-60 en lo que hoy es la prestigiada Liga Mexicana del Pacífico, que en aquellos años se denominaba Liga de Sonora.

Conocido como “el Zurdo Soto,” Claudio lanzó para los “Rieleros” de Empalme, en esa su primera temporada tuvo record de 3 ganados y 3 perdidos, con bajísimo 1.47 de porcentaje en carreras limpias admitidas, ponchando a 40 bateadores. Tales números le hicieron merecedor al nombramiento de Novato del Año.

Hijo de Claudio Soto Salazar y María de Jesús Parra.

Claudio nació en Etchohuaquila, Son., municipio de Navojoa, el martes 9 de mayo de 1939, lugar que años más tarde también viera nacer a otros destacados lanzadores como Fernando Soto y como ya sabe Usted a Fernando Valenzuela Anguamea. A edad muy temprana su familia emigró a la cercana Ciudad Obregón.

Junto con otros, como muchos, Claudio comenzó a practicar el béisbol cuando niño, a falta de recursos económicos para equipo nuevo, ellos se fabricaban sus propios guantes con pedazos de lona y cualquier barrote o palo era bueno para jugar, el cual iban tallando hasta darle la forma parecida a un bat. Si algo sobraba en esos tiempos era terreno en donde practicar el béisbol.

El niño Soto Parra, como muchos otros, soñaba con estudiar una carrera universitaria. Sin embargo el “gusanito” y el amor por el béisbol, le llevaron a seguirlo jugando.

Esto lo llevó a participar en su primer torneo internacional, representando a nuestro país en el año de 1957, se trató del Campeonato Mundial Juvenil, desarrollado en República Dominicana.

Al año siguiente, en 1958 de nuevo integra la novena nacional y representa a México en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, celebrados en Venezuela.

No conforme con esos logros, en 1959 lo llaman de nuevo al seleccionado nacional y toma parte en los Juegos Panamericanos en la ciudad de Chicago en los Estados Unidos.

En esos torneos fue compañero de “glorias” del béisbol bajacaliforniano como, el ensenadense Federico “Lico” Arce, cuarto bat de la selección mexicana, el nayarita, avecindado y formado en Tijuana, Luis “el Viejito” García, los mexicalenses o desarrollados en esa ciudad, Arturo “Tury” Navarro, Roberto “Marro” Cota, Manuel Olivas, etc.

http://beisboldelosbarrios.com/index.php/luis-el-viejito-garcia/



A Claudio Soto se le ve en el desaparecido estadio Álvaro Obregón en una foto de 1956 con el equipo La Casa del Pintor, en el béisbol, amateur de esa ciudad triguera. Ahí están, Rigoberto “Viejón” Lizárraga, el profesor Sigifredo Valenzuela (+), de los grandes lanzadores miembro del Salón de la Fama del Deporte Sonorense; Pedro Villegas, Antonio “Cuate” Segura, Rafael “Fay” Valencia, Mario Cabrera, Abisinio García, Isidro “Chilo” Encinas, José “Cascahuin” Sánchez,  Claudio Soto, José Luis “Chita” Lizárraga, Germán Liogon, Enrique “Gaby” Cruz, Fernando “Chapo” Castro, Ismael “ Mayel” Nájera, Elías López, David “Durero” Vázquez y Edgardo “Güero” Valencia…

Soto es el primero, hincado, y Sigifredo, segundo de pie.


Su fama como beisbolista aficionado había trascendido y los Tigres de la ciudad de México se mostraban interesados en él, sin embargo, consideró que la paga era muy poca y de momento el béisbol profesional no le llamó la atención.

El cubano Napoleón Reyes, en labores de buscador, lo observó y lo recomendó a los “Petroleros” de Poza Rica, sin embargo el joven Claudio seguía con la mira puesta de estudiar una carrera.
Fue su amigo el también beisbolista y magnífico parador en corto David García, quien lo convenció de que se incorporara a los mismos “Petroleros.”

Ese año hizo su debut en la fuerte liga de Sonora, también a invitación expresa de su amigo David, con los resultados ya descritos

Con los “Rieleros” de Empalme recuerda con aprecio a compañeros como el mismo David García, Ronnie Camacho, Domingo Rivera, Romeo Cadena, Ramón “Diablo” Montoya, Saúl Villegas, de quien dice contaba con tremendo poder al bat, incluso igual o más que el mismo Héctor Espino, una lesión se atravesó en su camino y las facultades mermaron, también con agrado recuerda al espigado primera base Ildefonso Ruíz. 

El equipo era manejado por Laureano Camacho, tremendo receptor en su tiempo de jugador.

Con los “Petroleros” fue compañero de Elías Osorio, “Camaleón” García, Emilio Sosa, Ramsés Chena, Manuel “Copa” Castillo, Ángel Scull, Diómedes “Guayubín” Olivo, Eduardo “Zurdo” Escalante, Emilio Ferrer, Saúl Villegas, etc. Todos ellos excelentes compañeros.

Alejo Peralta ya era la figura principal entre los directivos de la Liga Mexicana de Verano.

Soto Parra toma nota de que los estadios de hoy en día no tienen comparación con los que a él le tocó jugar, hoy por fortuna están a todo lujo y con todas las comodidades, lo mismo la atención al jugador ha mejorado enormemente, nada que ver con sus épocas de jugador en que mayormente eran con gradas de madera y cuando mucho se le daba una regadita al terreno, además de que tenían que viajar en autobuses de tercera o en sus propios autos.

Sin embargo el público era muy entusiasta y las asistencias a los parques eran buenas. El béisbol era más béisbol que ahora. Hoy se ha comercializado mucho el espectáculo, tanto que hasta los uniformes están tan forrados de anuncios comerciales que difícilmente se mira el nombre del equipo, lo cual en buena medida lo devalúa como tal.

Los bateadores más temibles a los que recuerda haber enfrentado están por supuesto Héctor Espino, de quien tiene los mejores conceptos como jugador y sobre todo como persona, Héctor muy reservado, en realidad su bat hablaba por él, procuraba siempre apoyar a sus compañeros, sobre todo a los novatos, supo cobrar muy bien por su trabajo, también menciona a Saúl Villegas y a Moi Camacho como tremendos bateadores.

Salamanca, “Petroleros” de Poza Rica en verano y “Rieleros” de Empalme en invierno fueron sus únicos equipos en la pelota profesional, una seria lesión le impidió seguir avanzando en una carrera que prometía mucho.

Cuenta Claudio que siendo su manejador Daniel “la Coyota” Ríos y habiendo sido parte de un fatal accidente de carretera con su equipo, le recomendaba nunca viajar en los asientos de enfrente ni de atrás.

Eventualmente asiste a juegos de los “Cañeros” de Los Mochis, que es la plaza que le queda más cercana a su lugar de residencia.

Ya retirado de la pelota profesional, desarrolló diferentes actividades que a base de trabajo y esfuerzo, junto con su esposa la Sra. Raquel García de Soto, les permitieron formar y sacar adelante a su familia.

Contento y satisfecho por su peregrinar en el béisbol, Claudio Soto nos comenta que éste le dejó grandes enseñanzas de la vida, grandes amigos con quienes ha tenido relaciones de amistad que conserva y valora.

Entiendo que tanto jugadores, aficionados y empresarios, son parte importante del espectáculo del béisbol y debemos de tomar parte en la justa medida.

Los jugadores son quienes ponen su mejor esfuerzo y exponen su físico y su salud en pos de brindar un buen espectáculo, los aficionados con su patrocinio, hacen posible que éste sea rentable y el empresario arriesga su dinero en montar la empresa.

La afición no olvida las hazañas de peloteros como Claudio Soto Parra, correspondiendo también a los directivos tomar las medidas necesarias en aras de preservar su recuerdo.

No digo que a todos los integren al Salón de la Fama, pero sí rendirles reconocimiento a su aporte y trayectoria.

Entonces por qué no tener a las ESTRELLAS DEL BÉISBOL del pasado como invitados especiales a los estadios o lanzando la primera bola.

Claudio Soto Parra, gloria del béisbol nacional.

Espero sus amables comentarios en: info@beisboldelosbarrios.com