lunes, 16 de octubre de 2017

ESTRELLAS DEL BÉISBOL

EL BÉISBOL DE LOS 1990s.

Por Héctor Barrios Fernández.
.
Las excepcionales características del béisbol en los 1990s fueron los récords de ponches, de cuadrangulares, los lanzadores de relevo y los nuevos estadios. El juego fue esencialmente definido por bateadores usando bats con mango muy delgado y tirándole a la pelota tan rápido como les fuera posible, teniendo como resultado un hit de extra base o un ponche.

En 1967 hubo 11.98 ponches por cada juego de Grandes Ligas (5.99) por equipo. Algunas medidas se tomaron para cambiar esa tendencia. El número de ponches en 1981 fue de 9.5 por juego. Ha habido un resurgimiento histórico hacia una tendencia de más ponches por partido, que data de los 1920s. El índice de ponches fue en aumento cada década en aproximadamente el 10%.

Pero mientras el número de ponches en los 1960s fue causado por el pitcheo de poder, los ponches de los 1990s fueron causados en su mayoría por el predominio de los bateadores de poder. Babe Ruth en su tiempo, regularmente lideró la liga en ponches; también lo hizo Jimmie Foxx, Mickey Mantle, Reggie Jackson, Mike Schmidt y muchos otros bateadores. Mark McGwire, Ken Griffey Jr. y Albert Belle no se ponchaban tanto como Mantle, Jackson o Schmidt, pero simplemente ahora más jugadores están bateado por las bardas y por lo tanto hay más ponchados.


También los 1990s presentaron la paradoja de que históricamente presentaron los índices más altos en ponches, simultáneamente con los porcentajes de bateo más altos. Los porcentajes de bateo en Ligas Mayores han fluctuado entre .265 y .270 desde 1994, los porcentajes más altos en cincuenta años.

La pregunta del por qué la cantidad de cuadrangulares explotó en los 1990s es muy debatida. Hay dos teorías muy populares.

1.- Que la pelota es más viva.
2.- Que hay escasez de buenos lanzadores.

Pongo un poco de reserva en cualquiera de las dos opiniones. La resistencia de las pelotas de béisbol es probada con regularidad, tal y como ha sido por muchos años. Quizás sería mejor si la resistencia de las pelotas fuera reducida, pero tampoco se ha incrementado dramáticamente.

En todos los deportes, cuando una persona tiene éxito, otra debe no tenerlo. Cuando el bateo domina el juego, puede ser explicado debido al pobre pitcheo o viceversa. Además existe la percepción de que escasea el buen pitcheo, porque cada equipo necesita una docena o más lanzadores. Si un equipo tiene un buen shortstop, ellos no están buscando por otro y no van a quejarse por la escasez de buenos shortstops. Pero si el equipo tiene ocho buenos lanzadores, ellos aún necesitan más y algunas personas siempre se van a quejar de la ausencia de buenos lanzadores.

¿Expansión? Las expansiones no favorecen ni a los bateadores ni a los lanzadores, lo que hace es crear escasez de buenos bateadores y buenos lanzadores.

A principios de los 1990s la zona de strike era un real problema, o tal vez los umpires lo eran. Desde mediados de los 1980s hasta principios de los 1990s muchos umpires simplemente no marcaban strikes, especialmente el strike tres, no importaba que tan perfecto fuera el lanzamiento. Eso fue sencillamente enloquecedor y la gente aún se queja de eso, pero eso ya no es verdad; las ligas han abordado el problema y casi todos los umpires ahora marcan strikes a los strikes.

Las condiciones del bateo de los 1990s son creadas por los siguientes factores:

Los nuevos parques de pelota, los cuales tienden a ser parques para los bateadores, la aceptación de entrenamiento para incrementar la fuerza, la abreviación de los movimientos de los lanzadores, la política de multar y suspender a los jugadores automáticamente cuando hay una pelea y la evolución del diseño de los bats.


La batalla por la aceptación del entrenamiento para incrementar la fuerza en los peloteros, tiene por lo menos setenta años. Honus Wagner creía en el entrenamiento para lograr mayor fuerza y usaba mancuernas como parte de su entrenamiento fuera de temporada, pero hubo en ese tiempo un tremendo prejuicio contra el levantamiento de pesas por los jugadores de béisbol y también por la mayoría de los atletas de otros deportes.

Se creía que dicho entrenamiento haría a los jugadores excesivamente musculosos y esto resultaría en lesiones. A principios de los 1980s, cuando Lance Parrish se reportó a los entrenamientos de primavera cargando con cinco kilos extras de músculo, Sparky Anderson se quejó de que Parrish necesitaba decidir si él quería ser un receptor o un miembro del equipo olímpico ruso de levantamiento de pesas. Hoy en día aún hay gente que cree en eso.

Otro factor son los movimientos del lanzador. Si Usted mira una película de una Serie Mundial de los 1950s, o de principios de los 1960s, se sorprenderá por la mecánica de los lanzadores. Los lanzadores de esa época acostumbraban a levantar la pierna muy alto (Juan Marichal) y balacear sus brazos vigorosamente hacia arriba y hacia abajo en el proceso de hacer el lanzamiento. Ellos saltaban hacia adelante para completar su lanzamiento, aunque acortarían los movimientos con corredores en base.


Eso representó un problema, porque muchos lanzadores perdían efectividad con corredores en base. En los tiempos de Maury Wills (1962) hasta mediados de los 1980s, los entrenadores de lanzadores constantemente animaban a los jóvenes pitchers a acortar sus movimientos.

Los movimientos de los lanzadores de hoy, son totalmente diferentes de los de la era de 1920 a 1965 y es muy probable que, como consecuencia de esto, los lanzadores no tiran tan fuerte. No quisiera generalizar, pero puede no haber tantos lanzadores que ahora lancen a 90 o más millas por hora como los hubo en los 1950s, principalmente porque los lanzadores usan movimientos más conservadores y no levantan tanto las piernas. Recuerden que estamos en los 1990s.

Finalmente hace más de cien años que los bats han ido mejorando en su diseño. En el siglo diecinueve los bats tenían una empuñadura casi tan gruesa como el área de impacto. Los bats de 1920 tuvieron empuñadura más delgada, los de 1950, aún más delgada, los de 1980, más delgada, los de 1999 aún más.

Cada vez más y más el peso de los bats ha sido concentrado en el área de contacto; aún la punta final del bat ha sido ahuecada para incrementar un poco más la proporción entre el peso del bat y su área superficial.

El efecto de esto es incrementar la velocidad. Los bateadores del tipo de Nellie Fox y Richie Ashburn, quienes trataban de batear la pelota hacia los jardines, se han acabado. Ahora casi todos sostienen el bat en la perilla y tratan de batear la pelota muy fuerte.

Los bateadores acostumbran a frotar sus bats con un hueso o algo parecido para compactar un poco la superficie de madera, haciendo el bat más fuerte. A mediados de los 1990s, los bateadores aprendieron que podían realizar la misma cosa, poniendo una capa extra de laca o barniz sobre el bat. Esto también ha contribuido a la explosión del cuadrangular.

Finalmente los nuevos estadios y en particular el Coors Field, han contribuido de alguna manera a incrementar el número de cuadrangulares y carreras. El Coors es el mejor parque para los bateadores en la historia del béisbol. Además los nuevos parques de los últimos diez años (1990s), han tendido a mejorar las condiciones de los bateadores.

Poniendo todos estos factores juntos, nosotros tenemos al béisbol de los 1990s con más dobles, más cuadrangulares, más ponches. Los triples han disminuido de 56 por cada 100 juegos en 1977 a 32 por cada 100 juegos en el año 2000, principalmente por la desaparición del pasto artificial.

Las bases intencionales han disminuido de 69 por cada 100 juegos en 1989 a 40 en el año 2000, porque cada uno es un bateador de poder ahora. Las bases robadas han estado a la baja desde 1983, aunque permanecen arriba de los estándares históricos. Los errores están a la baja, los doble plays hacia arriba.

Finalmente hay un desarrollo repugnante de cambios de lanzadores. De nuevo es la culminación de una tendencia de cien años. Los equipos en 1876 usaban un lanzador. En 1890 usaban tres o cuatro, en 1920 usaban rosters de 25 hombres, siete u ocho lanzadores. En los 1960s los equipos tenían ocho o nueve lanzadores, en los 1970s, nueve o diez; en los 1980s, diez a doce y en los 1990s, once a trece.
El número de lanzadores usados por juego ha estado incrementando por cien años, pero ha incrementado más rápidamente entre 1983 y 1995.

En 1983 los manejadores de Ligas Mayores emplearon a 1.60 relevistas por juego, en 1995 usaron 2.45, un 53% de incremento en 12 años.

Los grandes cambios en la población de jugadores ha sido la continuación de dos tendencias que datan más o menos desde 1940: más jugadores colegiales y más latinoamericanos. La dominación de jugadores negros continúa menguando.


En los 1990s nacieron para bien del béisbol: Cody Bellinger, Corey Seager, Yasiel Puig, Luis Severino, Didi Gregorius, Aaron Judge, Trea Turner, Bryce Harper y otros.

Se nos adelantaron en el viaje eterno: Tony Conigliaro, Joe Sewell, Luke Appling, Eddie Lopat, Tim Crews, Steve Olin, Don Drysdale, Roy Campanella, Charlie Gehringer, Mickey Mantle, Richie Ashburn, Joe DiMaggio y otros.

Un equipo de estrellas de esta década, por cierto, Usted haga los cambios que considere pertinentes:

Catcher, Mike Piazza, 1B, Frank Thomas, 2B, Craig Biggio, 3B, Robin Ventura, SS, Barry Larkin, JI, Barry Bonds, JC, Ken Griffey, JD, Albert Belle.

Pitchers: Roger Clemens, Greg Maddux, Kevin Brown, Randy Johnson, Tom Glavine y John Wetteland.

La asistencia a los estadios fue de 601 233 401 aficionados. Quizás sería mejor medirlo en unidades astronómicas para abreviar.

Los Rockies de 1993, llevaron a 4 483 350 aficionados a su estadio.

En la década los Orioles de Baltimore fueron los que más aficionados metieron a su estadio con 32 192 618.

Los Expos de Montreal de 1999, llevaron solamente a 773 277 aficionados y en la década a 13 008 431, para ser los que menos.

En 1998 Mark McGwire conectó 70 cuadrangulares para ser la marca más alta en una temporada en los 1990s.

En la década también fue el que más con 405 para la calle.

Los Yankees de 1998 tuvieron el mejor record de ganados y perdidos con 114-48 para un .704 de porcentaje.

En la década los Bravos de Atlanta se llevaron los honores con record de 925-629 para porcentaje de .595.

Los Tigres de 1996 tuvieron record de 53-109 con .327 de porcentaje para ser los peores en un año.

En la década los Marlins de la Florida con 472-596 para un .442.

Tampa Bay tuvo 132-192 con .407 en sus primeros dos años.


El lanzador con más ponches fue en 1999 Randy Johnson con 364 y en la década el mismo Johnson con 2 538.

Tony Gwynn tuvo el porcentaje de bateo más alto, .394 en 1994 y .344 en la década para ser el mejor.

Los mejores jugadores de 1990 a 1999 fueron: Rickey Henderson, Barry Bonds, (1991-1993, 1995), Jeff Bagwell, (1996-1997) Frank Thomas, Mark McGwire y Derek Jeter.

Los mejores lanzadores: Roger Clemens (1990-1991, 1997), Greg Maddux (1992, 1994, 1995, 1998), Kevin Appier 1993, John Smoltz 1996, Pedro Martínez (1999).

El lanzador más veloz, Randy Johnson.
El de mejor curva, Tom Gordon.
Mejor combinación de poder y velocidad, Barry Bonds.
Mejor bateador ambidiestro, Chili Davis.
Hombre de hierro, Cal Ripken.
Mejor tocador de pelota, Kenny Lofton.

Cinco grandes cambios en el béisbol durante la década: Nuevos estadios, Comodines en los playoffs, juegos inter-ligas, explosión del bateo y Expansión.


Nuevos estadios: 1991 Nuevo Comiskey en Chicago, 1992 Camdem Yards en Baltimore, 1993 Joe Robbie en Miami, 1994 Jacobs Field en Cleveland, 1994 Ballpark en Arlington, 1995 Coors Field en Denver, 1997 Edison Field en Anaheim (remodelado), 1997 Turner Field en Atlanta, 1998 Bank One Ballpark en Arizona, 1998 Tropicana Field en Tampa, 1999 Safeco Field en Seattle.


Autores consultados: Bill James, Base-Reference, Base Ball Almanac, Baseball Archives, Allen Barra, Harvey Frommer, Ken Burns.

jueves, 12 de octubre de 2017

EDDY HENRÍQUEZ EN REDESBEISBOL

AL BATE

Por: Eddy Henríquez



Finalizó  el pasado 01 de octubre la Temporada Regular #116 de MLB en la historia, la cual se inició el domingo 02 de abril con victoria de Chris Archer 3x7 a NYY como único abridor en salir airoso de los tres encuentros del día; salvando Alex Colomé su primer juego y trazando una raya que alcanzaría los 47 rescates, como mejor de la campaña 2017.

La maratónica competencia de 162 juegos tuvo como protagonistas a todos los treinta equipos, quedando solamente los seis mejores y cuatro para comodín. BOST / CLEV/HOUST/WSH/CHC/LAD y NYY-MIN-ARIZ-COL. Sobresaliendo Los Ángeles como el más ganador con 104-58, seguido por Cleveland con 102-60 que se dió el lujo de imponer una racha de 22 victorias seguidas hasta el viernes 15 de septiembre perdiendo ante Houston 4x3; y el tercer mejor quipo fue Houston con 101-61.

Boston con 8 títulos en 12 Series Finales, siendo la más reciente en 2013, encabezó esa campaña con 97-65; sacuden a Detroit en la Serie de Liga y le ganó a San Luis la Serie Final en 6 juegos, 1x6; ganó Lackey en 6.2IP-1ER-1B; H2 de Shane Victorino con bases llenas en la 3ª entrada y H4 de S.Drew en la 4ª para terminar de arreglarlo.

Repiten en  2016 con 93-69 pero quedan eliminados en los pre-play-offs, vuelven a ganar banderín en este 2017 con 96-66 con semejante nomina pero vuelven a perder la Serie Divisional esta vez con Houston (1-3) enfrentando a los dos caballos en el primero y último juego; Chris Sale (0-2-8,38) y J. Verlander (2-0-3,12); trayéndole como consecuencia el despido de John Farrell.

Ahora Houston, claro candidato para ganar Serie de lLiga e ir a Serie Final, depende de su bateo y pitcheo abridor, que aunque mostró algunas falencias en su Bullpen; en la Serie Divisional han dado mejor resultado y ante NYY pasaran la última prueba si quieren ser campeones de Serie Final.

Yankees es un digno rival, por Houston sobresale el jugador de cuadro Alex Bregman, campeón con  E.U. Panamericano   Juvenil  Triple A en Cartagena de Indias 2011 y Copa Mundial en Seúl-Corea 2012; el cual debutó en el equipo grande el lunes 25 de julio de 2016 junto a Braden Shipley de Arizona y David Dahl de Colorado; tiene dos trancazos en la postemporada.

La inyección que hicieron con Justin Verlander les ha caído de película, porque éste se ha recuperado después que cayó en “Slong” de 2012 hacia acá. Pero antes tuvo un 2011 de ensueño; primero, el sábado 07 de mayo lanzó el segundo No Hitter de su carrera a Toronto 9x0 con 108 lanzamientos.

Cerrando campaña con 24-5´-2,40-250SO en 251.0IP en 34GS-4CG-2SHO y el 21 de noviembre completó su hazaña ganando el JMV y CY YOUNG desde 1992 cuando lo logró Dennis Eckersley, Willie Hernández en 1984 y Denny Mclain en 1968 con Detroit. En 2017 le fue muy bien con 15-8-3,36; por lo tanto le auguramos mucho éxito en caso que ganen la Serie de Campeonato.

Cleveland en una gran campaña, pero su Cory Kluber falló, Yankees se recuperó viniendo de abajo, en el último juego completan nueve errores a la defensiva y sus bateadores se dejan lanzar a su antojo por Aroldis Chapman después de sacar a Sabathia en 4.1IP-2ER y 4H.

Los Ángeles Dodgers sacan a Arizona 3x0 al hilo y podría ser la sorpresa en la Serie de Campeonato ya sea ante Chicago o Washington que aún sigue en deuda y nos gustaría una Serie Final entre NYY y LAD como para variar, sin descartar a Houston; y si se da la Serie NYY-LAD veremos un enfrentamiento entre el Novato de un año Aaron Judge, que el miércoles 03 de mayo se convierte en el jugador más joven en la historia en conectar 13 jonrones en los primeros 26 juegos; y empata record de Mark McGwire con 49H4 para un novato en la temporada.

Judge en 155G 284-52H4-114RBI-128R-24H2-3H3 y Cody Bellinger, debutante con 267-39H4-87R-97RBI-26H2-4H3 en 132G con 10SB. Son las dos figuras a seguir en caso que se encuentren, pero como la postemporada es algo diferente a la regular las cosas podrían ser a otro precio.  

  

martes, 10 de octubre de 2017

¿Dónde están los mejores de los últimos tres años?

Por: Eddy Henríquez.

Como lo referenciábamos en un artículo pasado, todos los años por lógica aparecen las nuevas figuras, los fenómenos, los grandes talentos como debutantes o de un año. Tomando las últimas tres temporadas 2014 – 2015 y 2016 encontramos unos caballos como todos los que veníamos incluyendo en los Ranking durante nuestros 15 años de prensa escrita.

Es por ello que nos gustaría hacerles un seguimiento de ahora en adelante y mirar que ha pasado con sus carreras, si todos están en MLB o algunos se vinieron a menos y porque están en Liga Menor. El Por qué no siguieron en los planes de sus organizaciones como los nuevos prospectos; como aquellos que fueron negociados y de porque se vinieron a menos después de semejantes números en su debut.

De los mejores que debutaron en 2014 tomamos los 5 bateadores y 5 lanzadores como novatos de un año en 2015 y hacemos un recorderis de esa gran campaña. 

Por SF Matt Duffy, 3B, 295 con 12H4 y 77RBI, encabezó nuestro listado, pero se ve  plagado de lesiones y el 01 de agosto de 2016 TB negocia al RHP Matt Moore por Duffy y al SS Lucius Fox. De ahí en adelante comienza su calvario por las lesiones que actualmente lo mantienen por allá botado en el Charlotte Stone AF de la FSL; donde solamente pudo participar en 3G-250-2H-2017.

Por Marlins Justin Bour, 262-23H4-73RBI y este año responde con 289-25H4-52R-83RBI y es toda una estrella. Michael Taylor (WSH) está activo en el equipo grande siendo una pieza fundamental en la alineación. Como 4 colocamos esa vez a Joc Pederson (LAD) que llega al equipo grande después de haber sido Futuras Estrellas y el hijo de Julio Franco, Maikell.

Del pitcheo escogimos lo mejor respaldado por otro gran talento de SF Gigantes, como número uno, Chris Heston con 12-11-3,95-141SO en 177.2IP: el martes 09 de junio de 2015 lanzó No Hitter (6-4-3.77) SF 5-NYM 0; perdió Syndergard(2-4-4,15) se enfrentó a 26AB-11SO y a la ofensiva de 4-2-2RBI-3LOB-208. Golpeo a R.Tejeda, Lucas Duda y a Reckler. Por SF H4 de Joe Panik(5) y de Matt Duffy(5).

En 2016-2017 con SF pero pasó a Seat y actualmente pertenece a Minnesota. Como segundo escogimos a Chasen Shreve(NYY) 6-2-3,09-64SO-58.1IP;sigue en NYY y solamente hizo 4-1-3,77 como RP.  Andrew Chafin con Arizona sobresalió con 5-1-2,76-58SO en 105.2IP; sigue en la misma franquicia como RP. Kent Giles(HOU) 6-3-1.80-15SV-87SO en 70.0IP sigue siendo grande y brilla como todo un astro. Y cerramos con el talentoso Michael Blazek (MILW) 5-3-2,43-47SO en 55.2IP.

En 2015 debutaron unos caballos que fueron la sensación, brillado de una vez quizás mejor que los anteriores, los cuales se ganaron el puesto desde la primavera con clase, eran los mejores prospectos  de sus organizaciones. Kris Bryant (CHC) 3B de lujo con 275-26H4-99RBI y 87R; es prenda de garantía de los actuales campeones. Matt Canha (OAK) 254-16H4-70RBI-52R, sigue en el equipo grande. El tercer mejor debutante fue el puertorriqueño Carlos Correa, 279-22H4-68RBI; es otro talento como Bryan Harper, Manny Machado o Francisco Lindor.

Le siguió el coreano Jung Ho Kang(PIT) 287-15H4-58RBI-60R, fue restringido de la lista del equipo y el quinto mejor fue Francisco Lindor (CLEV) con 313-12H4-51RBI-50R; fue Juego de Estrellas, Guante de Oro, Guante de Platino, está bajo contractual de Cleveland y no será elegible para arbitraje hasta 2019.

El pitcheo lo encabezó el venezolano de 22 años Eduardo Rodríguez (BOST) con 10 -6-3,85-98 SO en 21GS; ha sufrido por las lesiones, fue intervenido, no pudo acompañar a su nación en el pasado Clásico y termino DL con 2-5-4,15…. Una lástima. Carlos Rodón con CWS 9-6-3,24-150 SO-139.1 IP y sigue con su equipo. Noah Syndergaard (NYM) 9-7-3,24-150 SO en 24 GS. Es uno de los mejores en MLB y principal figura en la rotación del equipo neoyorquino. En 2016 fue superior con 14 – 9-2,60 en 30GS y este año  1-2-2,97 en 7 GS.

Por Milwaukee, Taylor Jungmann, 9-8-3,77-107 SO en 21 GS; pero no las ha tenido todas consigo, en 2016 cayó a MILB, volvió a MLB e hizo 0-5-7,76. Este año comenzó otra vez en liga menor pero en el equipo grande participó en un solo juego 0-0-13,50; pensábamos que esta figura iba a cuajar en el equipo Cervecero, pero la tiene difícil.

Y el número cinco fue Keone Kela , con 22 años (TEX) con 7-5-2,39-68 SO en 68 G y este año ha sido diferente pero le ha ido bien con 4-1-2,79-39 G -2 SV -51 SO en 38.2 IP en su rol como RP. El 2016 no nos mostró esos caballos como los anteriores, encontramos un bajón que criticamos porque nos fue difícil armar un buen Rank y solo nueve sobresalieron. Lo más destacado fue Trevor Story, con 23 años (COL) que hizo 272-27 H4-72 RBI-67R en 97G.

El sábado 16 de julio de ese año empato record de novato con más jonrones antes del Juego de Estrellas con 21; uniéndose Dave Kingman (1972) y Alberto Pujols (2001).fue Futuras Estrellas  2015 y este año superará los números de 2016. El segundo fue el cubano Aledmys Díaz, 25 años (STL) 300-17 H4-65 RBI-71R con 28 H2. Como tercero ubicamos al coreano Dae Ho Lee, 1B de Seat con 253-14H4-49RBI-33R; ya no está en el equipo y le ha ido mejor en este 2017 con el LOTTE en la KBO con 324-33 H4-108RBI-71R en 139G pero la KBO no es lo mismo que la MLB.

El mejor prospecto de Texas, jardinero Nomar Mazara, cuarto en la lista, 266-20H4-64RBI-59R en 145G; grandes cifras para un debutante con todas las de la ley y a medida que vaya madurando va a hacer mejor y Tyler Naq       uin, 25 años, (Clev) 296-14H4-43RBI-52R-9H2-5H3 que en los últimos siete juegos de esa temporada produjo 9R con 4H4-7R en  63G. Naquin también ha tenido serios tropiezos y solo participó en 19G-216 y 1RBI; la pelota es así.

En el pitcheo fue peor, solo cuatro ameritaron tenerlos en cuenta y nos tocó difícil seleccionarlos, menos mal que Detroit salió con su mejor prospecto Michael Fulmer, SP-11-7-3,06-26GS-1CG-1SHO 132SO en 159.0IP. Segundo el RP de Texas Tony Barnette, con 7-3-2,09-49SO en 60.1IP-53G; excelente campaña para un relevista, este año ha sido diferente  para él. Tuvimos que incluir al venezolano de SF Albert Suarez, 3-5-4,29-54SO en 84.0IP-22G-12GS…….. ¿Por qué?..... Porque no había más.

Y para  ubicar el cuarto mejor nos tocó lo más difícil para nosotros incluir a alguien que venga de jugar 10 temporadas o más en la Serie Nacional Cubana, KBO o NBL; que no puede llamársele novato en ningún sentido de la palabra. Pero ante tanta sequia alineamos al coreano Seung Hwan OH (STL) 6-3-1,92-0.91-19SV-.103SO en 79.2IP-76G; porque estuvo 9 temporadas en el Samsung KBO y 2 en el Hanshin Tigers, NBL hasta 2015-32-21-772SO en 644.0IP-11 temporadas.

Como ven ustedes este es el juego de la pelota, unos suben otros bajan, unos arrasan con todo en una temporada y desaparecen, se lesionan y no vuelven a ser los mismos; otros se someten a Tommy Johons y demoran para tomar el ritmo. Más adelante estaremos dando el Ranking de los mejores debutantes 2017 como Cody Bellinger, el venezolano Anthony Senzatela su compañero Kyle Freeland y los de un año de experiencia como Aaron Judge, Andrew Benintendi, M.Fullmer, Ty Blach y Tony Barnette.

Y con que vienen cuando debuten en MLB los mejores prospectos elegidos en el Draft 2017; Hunter Green, segunda ronda por Cinci, HS de California que puede lanzar 100 millas; que hizo 3-0-0.75 con 43SO en 28.0 IP-4BB y a la ofensiva 324-6H4-28RBI. Cayó bien porque en la Liga Nacional puede ser la sensación tanto lanzando como bateando.

Mackenzie Gore (SD) tercera ronda HS del Colegio del Norte, Brendan Mckay, lanzador y jugador de cuadro, cuarta ronda por TB proveniente de la Louisville University. El RHP Kyle Wright (ATL) de la Universidad de Vanderbilt y otros como Royce Lewis,(MIN) SS de California, 1ª selección, 377-4H4-25SB con el J Serra HS; el cual fue figura con E.U ganando medalla de oro en el Panamericano Juvenil de 2016 y al 1B/OF de puerto rico Rey Rivera (DET) Segunda ronda procedente del Chipola Jr College de Florida.


Claro está que estos son para un futuro no muy lejano y hay cierta expectativa por lo que puedan mostrar en 2018 o 2019 el RHP cubano Yadier Álvarez, AF (LAD) 99 millones, Bono de 16 millones, Futuras Estrellas 2017; el cartagenero Luis Escobar, SP (PIT) A; el canadiense Cal Quantrill (SD)AF; Francisco Mejía, (Clev) AA; Yoan Moncada (CWS) MLB; Amed Rosario (NYM) AAA; el venezolano Ronald Acuña (ATL) AA; Michael Kopech (CWS) AA; Chame Sisco (BAL) AAA; el mexicano Alex Verdugo (LAA) AAA y Kyle Tucker (Houst) AAA  entre otros, todos Futuras Estrellas.

lunes, 9 de octubre de 2017

EL ORGULLO LATINO EN MLB

El orgullo latino en MLB


·       Este año en la Gran Carpa participaron 356 peloteros nacidos en América Latina y el Caribe, cifra que representa el 26 por ciento de los 1,358 jugadores de ese béisbol.
.

Por Jesús Alberto Rubio.
  
 

José Altuve, estelar segunda base venezolano de los Astros de Houston, consiguió este año su tercer título de bateo con .346.

Su perfil latino es otro orgullo de la pelota latinoamericana en la Gran Carpa donde un total de 356 peloteros nacidos en América Latina y el Caribe vieron acción en la edición 2017.

Esa cifra representa el 26 por ciento de los 1,358 jugadores que participaron en la recién finalizada campaña regular.

La legión estuvo integrada por 152 representantes de la República Dominicana, 110 de Venezuela, 28 de Puerto Rico, 24 de Cuba, 15 de México, 7 de Panamá, 6 de Colombia, 5 de Curazao, 4 de Brasil, 3 de Nicaragua, 3 de Islas Vírgenes y uno de Aruba.

Vamos con toda esa sangre latina que este año destacó sobremanera en el Big Show:

Tenemos muchos ejemplos, verá:


 1.- El cubano J.D. Martínez, que en julio pasó de los Tigres de Detroit a los Diamondbacks de Arizona, cerró como uno de los maderos más peligrosos de la MLB, con 45 jonrones (la tercera cantidad más alta en el beisbol, este año) y un slugging de .690, mejor que los de Aaron Judge y Giancarlo Stanton, los únicos que sacaron más pelotas que él (52 y 59 con NYY y Miami, respectivamente.

J. D. quedó con un privilegio adicional: disparó un vuelacercas cada 9,6 turnos al bate, una media que ningún otro aporreador pudo igualar.

2.- El dominicano José Ramírez, de los Indios de Cleveland, lideró la gran carpa con 56 dobletes y nadie superó tampoco sus 91 batazos extrabases. Bateó .318, con 29 jonrones y 83 producidas.

3.- El venezolano Ender Inciarte, de los Bravos de Atlanta, fue el toletero con más viajes al plato, 662. Promedi´po .304 de bateo.

4.- Su compatriota Carlos Carrasco, compañero de José Ramírez, resultó el pitcher con más victorias, al lograr una marca de 18-6, mientras que el quisqueyano Alex Colomé, de los Rays de Tampa Bay, fue el cerrador con mayor cantidad de salvados, con 47.

5.- Inciarte y Altuve superaron los 200 hits, una meta que solamente consiguieron cuatro peloteros en total. Y otros números redondos demostraron una vez más la rotunda influencia que los latinoamericanos dejaron en las Grandes Ligas.


 6.- El quisqueyano Albert Pujols (Anaheim) llegó a 600 jonrones y cerró con 614 estacazos de vuelta completa. En campaña dio 23 cuadrangulares y 101 impulsadas. Escaló con sus vuelacercas a la séptima posición de todos los tiempos y amenaza los 630 con que los legendarios Willie Mays y Ken Griffey Junior comparten el quinto puesto.

7.- Su compatriota Bartolo Colón (Minnesota) se despidió con 240 juegos ganados, apenas tres menos que su paisano Juan Marichal y a únicamente cinco del nicaragüense Dennis Martínez, que lidera a todos los pitchers de área con 245.

8.- Félix Hernández, con Seattle, superó los 156 triunfos de Freddy García y se convirtió en el número uno en la expedición de Venezuela. Terminó la zafra con 160.

9.- Adrián González, de Dodgers, también hizo historia al llegar a 2,000 hits, una suma que ningún otro toletero de origen mexicano había logrado.


10.- Roberto Osuna Jr., terminó (Toronto) con 39 recates y llegó a 95. La marca para un mexicano en esa especialidad la tiene Joakim Soria (KC), con 204. Marco Estrada, de los mismos Blue Jays, tuvo 10-9.

Adrián Beltré rumbo a Cooperstown.

Algo por demás especial es Beltré:

El dominicano Adrián Beltré /Texas) superó los 3,000 imparables, para convertirse en el quinto representante de la región sobre esa cantidad, incluyendo a Alex Rodríguez, de pasaporte estadounidense, pero hijo de padre y madre quisqueyanos.

Va por 3,048 y sólo necesita cinco incogibles para alcanzar al panameño Rod Carew en lo más alto de todos los tiempos entre los jugadores nacidos en la región.


Es posible que el Salón de la Fama de Cooperstown reciba algún día al tercera base de los Rangers de Texas, uno de los antesalistas más destacados de todos los tiempos.

Allí le espera el boricua Iván Rodríguez, que este año fue exaltado al templo de los inmortales, convirtiéndose en el cuarto puertorriqueño allí y el duodécimo representante latinoamericano.

Más latinos

El curazoleño Andrelton Simmons (Anaheim, .278)),  los boricuas Carlos Correa (.315, 24 y 84), de los Astros, y Francisco Lindor (.273, 33 y 89) de los Indios, se consolidaron como las nuevas caras jóvenes de la región, tanto por despliegue ofensivo como por desempeño con el guante.

También el patrullero quisqueyano Marcell Ozuna vivió un año de consolidación con los Marlins de Miami, del mismo modo que su colega venezolano Avisail García con los Medias Blancas de Chicago. Ozuna bateó .312, con 37 jonrones y 134 producidas. García, .330, 18 y 80.



Y qué decir de Nelson Cruz: nadie empujó más carreras que el dominicano con los Marineros de Seattle, líder de las Mayores con 119. Bateó .288, con 39 HR y 119 CP.

Igual, ningún utility mostró mayor valía que el venezolano Marwin González, primer pelotero en la historia con más de .300 de average (.303), al menos 20 cuadrangulares (23) y 90 impulsadas a pesar de haber defendido seis posiciones diferentes.

Gary Sánchez (NYY, 278, 33 y 90), de República Dominicana, Salvador Pérez (KC, .268, 27 y 80) y Willson Contreras (Cubs, .276, 21 y 74) de Venezuela, iniciaron una nueva página en la historia de la receptoría en las Grandes Ligas, especialmente por sus tablazos y su mascota.

Y Cuba….

Ahora veamos a la “armada” cubana:

Cuba tuvo un total de 23 peloteros activos repartidos en 18 jugadores de posición y solamente 5 lanzadores, a la vez que fueron 19 los equipos que en algún momento tuvieron un cubano vistiendo el uniforme de la franquicia.

Entre los pitchers destacar la labor del orgullo de la Isla de Pinos, Raisel Iglesias, quien se adueñó del puesto de cerrador de Cincinnati, equipo que ganó 68 encuentros, de los cuales 28 fueron salvados por el pinero, todo esto repartiendo 92 ponches en 76 entradas.


Aroldis Chapman tuvo un mes de agosto muy malo, perdió temporalmente su puesto de cerrador y además estuvo tiempo fuera por lesión, lo que le imposibilitó lucir su sexta temporada consecutiva de 30 rescates o más. De todas formas se recuperó en septiembre y concluyó con 22 rescates y 69 ponches. Tuvo 4-3 en ganados y perdidos, con 3.22 de efectividad.

Con el madero en ristre estuvieron de lujo José Abreu, Yulieski Gurriel, Yonder Alonso y Yasiel Puig, todos consiguiendo importantes logros estadísticos. Incluso, Yoenis Céspedes, que minado por lesiones sólo vio acción en 81 juegos.


Abreu (Medias Blancas) bateó .304 con 33 jonrones y 102 impulsadas; Gurriel (Astros), .299, 18 HR y 75 CP; Alonso (Seattle), .266, 28 y 67, y Puig (Dodgers), .263, 28 y 74, y Céspedes (Mets), .292, 17 y 42.  

Del resto destacar que Kendrys Morales (.250, 28 y 85) no pudo hacer mucho más con unos Azulejos que se desinflaron, a la vez que nos resulta impresionante que el tercer cubano que más dobletes bateó fue el torpedero José Iglesias con 33.


Hay otros antillanos, por supuesto, pero el espacio ya quedó corto.

domingo, 8 de octubre de 2017

DR. CARLOS RODRÍGUEZ CANDILA:

1.- En comentario del juego de comodines entre  Twins y Yankees  expuse que Joe Girardi  había aprendido la ciencia del béisbol - no como el gran receptor  que fue- sino como ( No se cuantos años como manager del único equipo en MLB en que ha militado), sino como Manager del mismo y asumir tal cargo sin los logros de sus antecesores .

2.- Están los Yankees  participando  por la eficacia y eficiencia en eliminatoria 3 de 5 juegos para pasar a ronda final de campeones de su división para enfrentarse a lo que lleva a serie final y máxima del mejor béisbol que se juega en nuestro planeta y soberbiamente  autonombrada SERIE MUNDIAL 

SÍ.  El lugar donde béisbol profesional practicado  hasta hoy  allí en USA concurren  y participan jugadores potencialmente de alto y mejor rendimiento que en otros lugares no se exhibe y muestra todo el potencial para hacer todo el deporte conjunto  como ahí.

3.-Vuelvo a tema. Girardi ayer 6 de octubre de 2017 mostró la mediocridad que siempre ha tenido como manager y solamente los herederos de Steinbrenner   todo un coraje (del padre)  soportaba el fracaso y en materia de coraje  recordemos sus actitudes  y exigencias llevadas a escándalo por citar contra Billy Martin, contra Reggie Jackson  y todos contra todos , pero siempre en conjunto en terreno de juego  con meta: Ganar .

4.- Ganar significa el éxito siempre.

5.- Perder también es honor y el vencedor si su rival defiende con pundonor tal derrota.

6.- Siempre habrá un vencido en competencia, y por consecuencia, un vencedor  y aquí apuntalemos como y porque.

7.- El hombre, el ser humano siempre procederá por naturaleza avanzar. Solo requiere analizar el terreno y hacerlo

8.- Anteayer , Girardi  después de admirable que  hizo lo que el  equipo  tiene  contribuyó  para estar por lo siguiente.

9.- Ayer , hizo todo contrario. Jugó  para perder. ¿por qué?

8.- Ayer C.C. Sabattia  que inició titubeante  y después hasta la sexta entrada  tenía un formidable control, y con ventaja de  5 carreras inicia e incluso saca un out  y lo saca sin corredores en base con un marcador de 8 - 3 favorable ? en que mente  ? hace lo que hizo?

9.- Y aquí termino. Todo eso no solo desmoraliza al equipo  en general sino  pone en presión a su staff relevista donde aferrado y apunto algo que una  si bien es una regla es notar que y con su coach de pitcheo  "le recomienda", pues muy mal cualquiera que sea razón ¿relevar un pitcher  cuando inicia una sexta entrada  cuyo primer out es producto  de que con los por decir uno-dos siguientes muestra debilidad? ¿ pero sin jugador embasado? y además su pitcher superando el inicio flojo  y con ¿5  carreras de ventaja ?

Sabattia pudo sacar la sexta entrada y entonces plantear e incluso hablar con El  Ir al montículo, obviar de su Coach de pitcheo que para eso tiene y le pagan, SER EL MANAGER y preguntarle cómo se siente y y el pitcher decirle que ya está cansado o lo que fuere, incluso contestar estoy aburrido. Nada de eso hizo, simple y sencillo fue directo al montículo y sacarlo.


En resumen perdió un juego donde los Yankees perdieron, flojos, des animados, impotentes y Francona superando estrategias expectante de torpezas de su supuesto comandante contrario. Francona movió su  juego ante tal supuesta adversidad fatídica merced a torpezas sin restarle ningún mérito  pues sabe el equipó que tiene y  Y MOTIVA SUS JUGADORES; la esfinge Girardi sigue vigente .