viernes, 16 de febrero de 2018

PRIMERAS REGLAS....



Primeras reglas codificadas del béisbol

(Estrellas del beisbol)

Por Héctor Barrios Fernández

A pesar de que varios panfletos y folletos se ocupaban de juegos infantiles, el béisbol en los primeros días de los Estados Unidos de ahora, no solamente fue un juego para niños. 

Los clubes para hombres adultos estaban siendo organizados para las múltiples formas de los juegos de bat y pelota a principios de los 1800s. 

El club de pelota Olímpicos fue formado en Filadelfia en 1831 y publicó su propia Constitución en 1838. 

Los documentos sobrevivientes se enfocan solamente en la operación y organización del club, incluyendo extensos detalles de multas por ausencias, negligencia y conductas de desorden, pero decían poco acerca de cómo el juego era jugado. 

La mayoría de los equipos, como los Olímpicos, jugaban una variación regional de un juego conocido como town ball.

Otros clubes se fueron formando también alrededor de la ciudad de New York y Brooklyn en los años de 1820s y 1830s. Los miembros de tales clubes a menudo fueron “caballeros” de la llamada clase alta y media o comerciantes calificados que pagaban una cuota de membresía. 

La finalidad de los juegos era más por ejercicio y camaradería que el afán de ganar o perder.

El Club de Béisbol los Knickerbocker fue establecido el 23 septiembre de 1845, liderados por Alexander Joy Cartwright, a decir de los integrantes, para el propósito de: “salud y recreación.” 

Antes de eso, los miembros se reunían en lotes baldíos en Manhattan, primero en Madison Square y después en Murray Hill. Cuando la ciudad creció y tomó esos espacios, el grupo formó el Club de los Knickerbocker y realizaron sus encuentros en Elysian Fields al otro lado del Río Hudson en Hoboken, New Jersey.

Los Knickerbockers no fueron el primer club de béisbol organizado, ni tampoco Alexander Joy Cartwright y compañía inventaron las reglas del béisbol. Pero el impacto del club en la historia de este deporte se significó por aportar la codificación más antigua conocida de las reglas del juego.

Aunque algunas de las Reglas de los Knickerbocker han evolucionado o bien han sido eliminadas, la influencia en las reglas del béisbol de ahora es evidente.

Las primeras de las 20 reglas establecidas por Cartwright se refieren a la estructura de los equipos. Los juegos de los Knickerbockers tendían a desarrollarse como competencias intramuros entre los miembros del club, juegos contra otros clubes en realidad eran muy poco comunes en ese tiempo.

Mucho crédito se le ha dado a los Knickerbockers con el establecimiento de los 90 pies de distancia entre las bases, pero de hecho las regulaciones del club en esa observación no fueron muy específicas. 

La regla 4 dice que la distancia entre home y la segunda base y entre primera y tercera base deberá ser de “cuarenta y dos pasos”.

Si Usted asume que un paso son 3 pies, y usando la geometría de Pitágoras, entonces en efecto tendremos una distancia de casi 90 pies entre base y base. 

Otros examinan este asunto y concluyen que, en el lenguaje de la época, “un paso” significó más o menos 2 ½ pies. 

Con esa suposición, la distancia entre las bases, siguiendo las Reglas de los Knickerbocker, habría sido cercana a los 75 pies. 

Así, regularmente se mantuvo como la distancia aceptada hasta 1857, cuando fue oficialmente cambiada a 90 pies de distancia en las reglas de la National Asociation of Base Ball Players, (Asociación Nacional de Jugadores de Béisbol) el primer cuerpo de gobierno de clubes de béisbol.

La diferencia más sorprendente en las Reglas de los Knickerbockers, sobre cómo se ha jugado el juego en los últimos 150 años, puede ser encontrada en la regla 8, donde la conclusión del juego no está determinado por un número de innings previamente establecido, (“hands”) (“manos”) sino por un número de carreras (“counts” o “aces”) (“conteos o aces”). 

El equipo que anotara primero 21 “aces”, se llevaba la victoria. 

Esto significa que el juego podría durar un inning o muchos innings, dependiendo de la habilidad del equipo para anotar carreras. 

Incidentalmente el término “carreras” como también “innings” fue adoptado del cricket y se conoció por ser usado en el contexto del béisbol en ese tiempo, aunque no entraron en el lenguaje de las reglas oficiales hasta la siguiente década.

En esos años lo legal en el béisbol era ponerle al bateador el lanzamiento con la finalidad de que conectara la pelota y ponerla en juego y no como ahora de lanzarle para dominarlo y ponerlo out, además según la regla 9, el lanzamiento tendría que hacerse por abajo del brazo, eran los tiempos de la “caballerosidad” en el béisbol, porque no hay que olvidar que el béisbol era un deporte de caballeros en donde lo menos importante era ganar, sino hacer deporte para buscar o conservar la salud y convivir.

Lanzar por abajo del brazo, fue lo normal hasta 1883, cuando los lanzamientos por el lado del brazo fueron permitidos.

Los lanzamientos por arriba del brazo, finalmente se permitieron en Grandes Ligas a principios de 1884.

La regla 10 definió el concepto del territorio de foul, lo cual, aunque no única u original de los Knickerbockers, no era la norma en los 1840s.

Fue una práctica común en otras formas de béisbol, como el “Juego de Massachusetts” o el Town Ball, que cualquier pelota bateada fuera considerada en juego, sin importar la dirección en que fuera conectada. 

Las regulaciones relacionadas con los “foul balls” son ampliadas en la regla 18, la cual especifica que los bateadores o corredores no podrán avanzar en un “foul ball”.

Lo que no está enteramente claro es si un “foul ball fue contado como un strike en las reglas de los Knickerbockers. 

El uso de la palabra “strike” en la regla 18 conduce a algunos a creer que debe ser entendido que cuenta como un strike, mientras tanto otros historiadores sostienen que los “foul balls” no fueron strikes durante este período. La regla de los foul balls como strikes oficialmente entraron al libro de reglas hasta después de 1900.

Las reglas de la 11 a la 13, son definiciones muy familiares de cómo un bateador puede ser puesto out. La tradición de “tres strikes y estás out” está resumida en la regla 11, fue establecida en el tiempo de los Knickerbockers.

Recordemos que la regla 12, daba la concesión de que se podía realizar un out cuando se capturaba una pelota al primer bote, consideremos que en aquellos días los fildeadores no usaban guantes y atrapar una pelota en un elevado podía causar una lesión. 

Esto era parte de las reglas oficiales, pero en la práctica si eran permitidos o no los outs en pelotas capturadas al primer bote fue generalmente dejado al mutuo acuerdo de los capitanes de los equipos que se enfrentaban. Ésta fue removida del libro de reglas a finales de 1864 y desde ese momento, cualquier pelota tenía que ser atrapada en el vuelo para ser declarado un “out”.

Uno de los más significantes avances promovidos por los Knickerbockers, lo encontramos en la regla 13 al eliminarse la práctica de que un jugador podía ser golpeado con una pelota en su correr a alguna base para ser puesto out, conociéndose esta jugada como “remojo” o “taponar”.

Esto diferenció al “Juego de New York” de otras variaciones del juego en ese tiempo.

La actual regla de tres outs por cada lado descrita en el punto 15, no fue inventada por los Knickerbockers, pero ésta solidificó el camino evolutivo del juego.

La regla 20 es una temprana variación de la actual regla de terreno que otorga un hit doble al bateador, solamente que aquí se anotaba únicamente un hit sencillo. Esta aclaración fue necesaria dada la falta de fronteras para los juegos jugados en campos abiertos en New York y New Jersey. Recordemos que los campos no tenían bardas.

Las regulaciones relacionadas a: interferencias, órdenes de bateo arregladas e infalibilidad de los jueces, delineadas en las reglas 14, 16 y 17, son también familiares a los aficionados de hoy.

Los Knickerbockers jugaron su primer juego inter escuadras bajo estas reglas a principios de octubre de 1845. 

La primera contienda entre diferentes equipos  oficialmente registrada, fue el 19 de junio de 1846, cuando el Club de Béisbol de New York venció a los Knickerbockers en Elysian Fields 23 a 1 en cuatro innings.

Muchas prácticas fundamentales del béisbol no son abordadas directamente en las reglas de los Knickerbockers, tales como el número de jugadores por cada equipo, la posición en el campo, cómo eran anotadas las carreras, el tamaño y forma del equipo, etc., etc.

El papel de Cartwright y los Knickerbockers en la invención de la reglas del juego puede haber sido exagerado por años. Sin embargo, las reglas de los Knickerbockers, proporcionan un punto de referencia para el rastreo de la evolución del béisbol desde sus orígenes hasta el día de hoy.
                                                                             info@beisboldelosbarrios.com


domingo, 11 de febrero de 2018

ESTRELLAS DEL BÉISBOL
www.beisboldelosbarrios.com

PRIMERA VEZ QUE SE MENCIONÓ “BÉISBOL”

Por Héctor Barrios Fernández.


“A Little Pretty Pocket-Book”, fue publicado por primera vez en 1744 por John Newberry en Inglaterra, fue una colección de rimas acompañadas por unos dibujos de gravados en madera las cuales contenían ilustraciones de unos niños realizando diferentes actividades lúdicas al aire libre.

El libro era un intento el cual a manera de juego intentaba enseñar a los niños el alfabeto. “A Little Pretty Pocket-Book” es considerado el primer libro para niños escrito en inglés, además para los interesados, contiene la primera referencia  impresa conocida  de la palabra “béisbol”.

El libro venía empaquetado con una pelota o con una almohadilla para colocar los alfileres, como aquellas que usaban las abuelitas de antes, al menos la mía, dependiendo si el libro era comprado para niño o para niña.

No se tiene conocimiento de que sobrevivan copias del original de la publicación de 1744 y la edición más antigua que existe data del año de 1760.

Ya fuera de contrabando o importadas, ediciones de este libro comenzaron a aparecer en los ahora Estados Unidos alrededor de los 1760s y la primera edición de “A Little Pretty Pocket Book” impresa para el mercado americano fue publicada por Isaiah Thomas en Worcester, Massachusetts en 1787. Pero no vaya Usted a creer que fue alguno de los dos famosos basquetbolistas con ese nombre, ellos son del siglo XX.

Una de las imágenes dedicadas al “Base-Ball” nos presenta a tres niños estacionados en diferentes postes o palos.

Un jugador está listo para lanzarle una pelota a otro, quien permanece listo para golpearla.

Evidentemente la meta del bateador es golpear la pelota y correr a su siguiente destino que es otro palo. Los postes regularmente servían como bases en los juegos de “ball and base” desarrollados en el siglo XIX. Cuando no se usaba un garrote o bat para golpear la pelota, ésta se golpeaba con la mano y el juego recibía el nombre de “handball,” siempre usando los postes antecesores de las bases actuales, con la finalidad de alcanzar el próximo, como siguiente objetivo.

Este libro para niños tiene un gran significado porque representa la primera vez que vemos impreso el término “base-ball”.

No es un libro que nos describa el juego como tal, o que nos relacione las reglas de esta clase de béisbol con el actual. Como muchos juegos para niños de ese tiempo en Inglaterra y los Estados Unidos de aquella época, éste incluía una pelota y correr alrededor de las bases o postes.

En esta obra el término “base-ball” en general fue usado para describirnos diversos pasatiempos para niños que involucraban una base y una pelota.

Con algunas variantes, un bat fue agregado al juego, conectando así la antigua forma con el béisbol moderno en su largo peregrinar evolutivo hasta el día de hoy.

Diferentes puntos de vista de un juego o juegos llamados “base ball” continuaron apareciendo en folletos y panfletos acerca de juegos para niños en los 1800s.

“The Boys’s On Book: A Complete Encyclopedia of All the Diversions, Athletic, Scientific, and Recreative, of Beyond and Youth,” de William Clarke, publicada en 1828 en Londres y en Boston un año más tarde, nos proporciona las primeras reglas impresas de un juego inglés llamado “rounders”.

Robin Carver de Boston reimprimió las reglas de Clarke en su publicación de 1834 llamada “The Book of Sports,” llamando al juego “Base o Goal Ball,” explicando que: “Este juego es conocido con una variedad de nombres. Algunas veces llamado ‘round ball,’ pero creo que ‘Base o Goal Ball’ son los nombres generalmente aceptados.

Con el paso de los tiempos fueron apareciendo otras publicaciones igualmente valiosas que nos daban cuenta de diferentes variantes en el juego.

En algunas las bases se recorrían en el sentido de las manecillas del reloj, luego cambió al sentido contrario, apareció el término “inning,” y el de “diamante,” aparece el concepto de “tres strikes y estás out,” desaparecen reglas como la de que todos los miembros de un equipo tenían que ser puestos out, antes de que viniera el otro a tomar su turno al bat, así en ese largo viaje en el tiempo el juego fue tomando la forma que conocemos hoy como Béisbol.

“A Little Pretty Pocket-Book” se convirtió en un verdadero puente en ese viaje, un libro en el que por primera vez se mencionó de manera impresa la palabra “Base-Ball,” un deporte que no solamente fue conocido en Inglaterra a mediados del siglo XVIII, sino que debido a que fue lo suficientemente popular y familiar como para ser mencionado en esta obra que se imprimió y reimprimió por décadas en ambos lados del Océano Atlántico.

Sin lugar a dudas los niños de todos los tiempos hemos tenido el precioso don de la sabiduría, la energía y el ingenio para inventar, reinventar o adaptar y adoptar toda clase de juegos, dones que generalmente poco a poco el paso del tiempo se encarga de ir mermando.

Cuántas veces en nuestra niñez, sin pretenderlo ni saberlo, “inventamos” toda clase de juegos incluido el del “bat,” “cachar,” o simplemente el “beis,” cuántas veces como bateadores le señalamos con nuestro bat al lanzador el lugar exacto en donde queríamos recibir el lanzamiento, sólo para “descubrir” ahora que esa era la costumbre antigua, o bien practicamos el juego en la calle del vecindario utilizando una, dos o tres bases, con pelota de trapo y a falta de un bat, bateábamos la pelota con la mano desnuda, tal y como lo fue en tiempos pasados.

Por lo tanto quiero pensar que todos y cada uno de nosotros somos parte del proceso evolutivo de este precioso deporte llamado Béisbol.

Así que hay que seguir llegando a “Home with Joy” “Casa con Alegría.”


info@beisboldelosbarrios.com

viernes, 9 de febrero de 2018

ESTRELLAS DEL BÉISBOL

¿BÉISBOL MEDIEVAL?

Por Héctor Barrios Fernández.

Ya sabemos que el universo y todo dentro de él está en constante evolución. Nosotros mismos somos parte de ese proceso. Y para todo o casi todo hay más de una teoría o explicaciones.

Que si el universo actual es obra de Dios, que si es producto de la Gran Explosión, que si el cuerpo humano ya no cuenta con órganos que antes tenía, que si ahora tiene otros que antes no, que si las actuales aves son ahora los dinosaurios antiguos, que si los primeros seres humanos llegaron al continente Americano a través del estrecho de Bering, que si Colón descubrió América o ya antes Eric el Rojo había estado en él, que si Isaac Newton descubrió la fuerza de gravedad porque le cayó una manzana en la cabeza o fue por una serie de estudios y experimentos que realizó y así, miles y miles de teorías, explicaciones, discusiones y maneras de pensar.

En lo particular en béisbol no es ajeno a todo esto, y cómo lo iba a ser si forma parte de nuestro universo y es tan terrenal como nosotros mismos.


Muchas teorías, investigaciones, estudios, discusiones, polémicas, etc., se han generado acerca de su origen. Que si el béisbol se inventó a sí mismo, que si fueron los mesopotámicos o los egipcios o los ingleses o que si proviene del cricket o fue Abner Doubleday, o tal vez su inventor fue Alexander Carthwright o alguien más.

La pregunta de quién inventó el béisbol y cuándo ha fascinado a generaciones de expertos y aficionados. A pesar de la propagación de la historia de Abner Doubleday como padre del béisbol, esta trama, por décadas estuvo completamente desacreditada y se convirtió en un mito mal diseñado.

La larga búsqueda para señalar un momento, lugar o persona para acreditarla con la invención del juego no ha producido una indicación clara del origen del béisbol.

En efecto, este deporte ha ido en una evolución continua y hace difícil definir con certeza cuándo el béisbol llegó a ser béisbol. ¿Cuáles son las características que nos permiten decir que esto es béisbol?

Por cientos o aún miles de años, las personas han estado involucradas en juegos de lanzar pelotas y otras en tratar de golpear dicha pelota con algún objeto o cosa, como con un garrote. Las bases entraron a escena a lo largo del camino y el concepto de outs, carreras e innings, prosiguieron a trayectorias evolutivas.

También mientras muchos expertos están de acuerdo en que los principios fundamentales del juego como lo conocemos hoy en día, aparecieron en algún momento alrededor del siglo XIX, uno puede encontrar destellos del béisbol como deporte mucho, pero mucho tiempo atrás y en lugares poco imaginables.


Referencias de antiguos egipcios practicando juegos de palo y pelota pueden ser rastreados tan atrás en el tiempo como hasta el año 2 400 antes de Cristo o de nuestra Era como Usted lo prefiera, esto como parte de ritos religiosos o simplemente como diversión. En el templo de Deir et-Bahari (Convento del Norte) asentado en la ribera occidental del Nilo, se representa sobre una pared una escena de un juego antiguo que pudiera ser precursor del béisbol.

Tal inscripción que data de alrededor de 1 460 A. C., nos presenta al Faraón Thutmose III y algunos sacerdotes jugando seke-hemat  (bateando la pelota), con la presencia de la Diosa Hathor observándolos. Otros arqueólogos y antropólogos dan cuenta de que el juego de palo y pelota fue jugado en la antigua Mesoamérica alrededor del año 1 500 A. C.

Pero sin la estructura básica de cuatro bases y otros elementos del juego que nosotros conocemos y apreciamos, es difícil llamar a estas actividades “béisbol”.

Sin embargo, muchas personas de la actualidad miran estas ilustraciones del siglo XIV y dicen, ¡“Hey estas personas están jugando béisbol”! El familiar movimiento del bat al tirarle a la pelota (swing), el lanzador en posición de tirar la pelota o el fildeador, en muchas maneras la imagen nos representa lo que reconocemos como béisbol.

Una imagen del año de 1 301 que es una de las primeras ilustraciones conocidas de personas jugando un juego que claramente evoca el moderno béisbol, aparece en un calendario que se encuentra en el Museo de Arte Walters en Baltimore, fue producido por John III, Lord de Ghistelles e Ingelmunster, en un monasterio en lo que al día de hoy es el norte de Bélgica. La página del calendario en la que se encuentra dicha imagen representa el mes de septiembre.

Aunque la imagen evoca al béisbol, parece más bien una temprana forma de un juego conocido como “stoolball”. Muchas variaciones de este popular juego fueron jugadas en Inglaterra a principios del siglo XI.


El objeto principal del juego consistía en que un lanzador lanzaba una pelota a un objetivo parecido a un taburete, mientras otro jugador intentaba defender ese objetivo golpeando la pelota con un bat o palo.

Las primeras formas del juego consistían en que el bateador haciéndole “swing”, evitara que la pelota diera en el objetivo, más tarde se agregaron las bases. Si el bateador tenía éxito en golpear la pelota, él o ella, correrían entre una especie de banquillo o taburete que se encontraban uno cerca del lanzador y otro cerca del bateador.

El “stoolball” fue comúnmente jugado en los festivales de pascua y se cree que este juego se originó entre los productores de leche que usaban los depósitos para este alimento como bases.

Otras menciones e ilustraciones de “stoolball” pueden ser encontradas en documentos de los siglos XI al XVI.

Las referencias del stoolball llegaron a ser más comunes en el siglo XVI, el juego continuó siendo jugado por verdaderos seguidores en Inglaterra, incluso en el siglo XX. La Asociación Nacional de Stoolball fue formada en 1979 y renombrada Stoolball Inglesa, la cual es el cuerpo de gobierno oficial de stoolball en ese país.

El desarrollo del stoolball en Inglaterra desde finales de la Edad media hasta el renacimiento puede ser vagamente trazado a través de muchos documentos e imágenes de ese período, además de representaciones de diferentes precursores del béisbol pueden ser encontrados en otras partes de Europa.
Un fresco en la casa Borromeo en Milán, Italia, presenta a mujeres de la nobleza participando en algún tipo de juego en donde se involucra a un bat y una pelota, la acción se lleva a cabo alrededor del año 1 400.

El médico alemán Guarinoni Hippolytus, describe en 1 600, un juego siendo jugado en Praga y que involucra a una pelota, un garrote y un corredor entre bases.

En virtud de que el origen del béisbol no está claro o universalmente aceptado, conexiones directas entre el béisbol moderno y los antiguos juegos de “stick-and-ball” son difíciles de darles seguimiento. El stoolball parece ser el más cercano antecesor del cricket, con los “taburetes” evolucionando en los actuales “wickets” del cricket.

Algunas ilustraciones de principios del siglo XIV, nos llevan mentalmente a nuestro béisbol actual y representan un paso en el viaje de los orígenes de nuestro deporte favorito, el béisbol.

La evolución del rey de los deportes que se ha producido en los últimos 550 años se sometió a numerosas volteretas y cambios antes de la formalización de “las veinte reglas de los Knickerbockers” en 1845, en las cuales se codificaron muchas de las reglas fundamentales del béisbol moderno.
                                                                            
www.beisboldelosbarrios.com

info@beisboldelosbarrios.com

miércoles, 7 de febrero de 2018

Los mariachis callaron; las malas vibras


Por Thomás López.




Ni en sus peores pesadillas se imaginó la delegación mexicana que asistió a la Serie del Caribe 2018 en Guadalajara que tendrían un torneo para el olvido.

Como ha sido lo tónica de los últimos años México se presentaba al Clásico Caribeño con altas expectativas, más todavía que se jugaría en territorio nacional por lo que la ventaja de local se antojaba fuera un factor de peso. Lamentablemente no fue así.

¿Qué paso? ¿Por qué todo se derrumbó?

Lo primero que debemos de decir es que por lo menos en los primeros 3 enfrentamientos se cayó peleando hasta el final, fueron encuentros en los cuales se luchó bastante, no fueron palizas ni nada por el estilo. Para su mala fortuna fallo el bullpen y ahí se sellaron las derrotas. Sin embargo también se dieron otros factores que afectaron el rumbo de los juegos.

Estrategia

Escarbando más a fondo se vislumbran algunas fallas en las decisiones del cuerpo técnico, al parecer Benjamín Gil se casó con su gente dejando a elementos valiosos como Chris Roberson en la banca, en la rotación abridora se incluyó y le dieron la bola para el segundo juego a un Héctor Daniel Rodríguez que no estaba al 100% mientras que a Barry Enright se le guardo para un eventual quinto desafió, el cual no se llegó.

No podemos asegurar que con estos jugadores en acción el panorama fuera distinto, pero creemos que Roberson es alguien que debe jugar todos los días y en el caso de Enright bien pudo tirar el primer o segundo día y luego lanzar en semifinales o final.

El manejo del bullpen estuvo algo raro, mientras que a Daniel Moskos uno de los mejores cerradores de la Liga lo denigraron a labores de sexta o séptima entrada, a Casey Coleman hombre de todas las confianzas de Gil se le respeto su rol de preparador, fallando en los juegos 1 y 2. El hubiera no existe pero la figura de Moskos por mucho se perfila como más segura en esas entradas finales que la de Coleman.

Roster

Cuando se arma un roster para un evento como este, se debe tratar de llevar a lo mejor disponible, así ha sido en los más recientes torneos y los resultados han sido favorables, se sabe que para esta ocasión el jaloneo estuvo intenso entre la directiva de Tomateros y la Liga para estructurar la planilla final.

Nos queda claro que debe ser muy difícil sacrificar elementos que se la rifaron todo el año y que de una u otra manera aportaron su granito de arena a la causa, pero en todo selectivo se debe ser más cerebral que sentimental y en este punto falto sentido común para llamar  a peloteros de más nivel y mantuvieron a otros como Alfredo Amezaga, Issmael Salas, Jesús Castillo Ripalda y Aldo Montes. México pudo ser más fuerte con tipos como Agustín Murillo, Luis Juárez, Sergio Romo o Rafael Martin por citar algunos nombres que estaban disponibles.

Resultado

Tristemente lo que parecía sería una fiesta, termino en frustración total, hacía tiempo que México no tenía una actuación tan pobre en Series del Caribe en territorio Nacional, este martes aún tienen la posibilidad de ganar el juego de la honra frente a Dominicana e irse con un poco de dignidad, perder significaría un horrible 0-4 y sería la peor entrega de los clubes mexicanos cuando se juega en casa, la anterior fue en 1978 cuando los mismos Tomateros en Mazatlán compilaron marca de 1-5.

La sede

Guadalajara le ha metido todos los kilos desde que llego a LMP, no han escatimado en el intento de hacer que el Béisbol prenda en la región, tristemente en los dos magnos eventos que se han realizado recientemente, el Clásico Mundial de Béisbol 2017 y esta Serie del Caribe los resultados para México han sido fatales y por segundo año consecutivo “Los Mariachis Callaron”.

La Mala Vibra

Un hecho que marcara esta SC son las críticas a Benjamín Gil ya que el grueso del aficionado no le perdono sus actitudes previas al evento y hoy en montón se  lanzan a la yugular del timonel guinda.

Nunca nos había tocado tanta negatividad y pareciera que una mayoría está feliz por el mal resultado.

Es obvio que el protagonismo de Gil enrareció el ambiente, la “Bengiseñal” calo en el colectivo y se generó una inmensa ola de mala vibra en torno al conjunto mexicano.

Triste y lamentable que esto ocurra, esperemos en un futuro no se den estas circunstancias, sino todo lo contrario que la gran afición de la costa del pacifico deja a un lado las añejas rivalidades deportivas y en mayoría se sienta el apoyo al equipo mexicano, como en tantas otras ocasiones se ha expresado.

Que tengan un excelente día.
Hermosillo, Sonora a 6 de febrero del 2018.
Dr. Tomas Alonso López Ríos.
Director de www.solobeisbol.mx
Email: thomas.71@hotmail.com

Twitter: @solobeisbolmx

martes, 6 de febrero de 2018

CARLOS RODRÍGUEZ CANDILA

Sin duda los resultados en tres juegos de la participación Mexicana en Serie Caribeña anual es, excepto la de anteayer donde diferencia de carreras fueron tres y la última ante Cuba, pues ante Puerto Rico  fueron muy evidentes que juego pequeño de relevistas y librito no le funcionan a Benjamín Gil.

Dícese que cuando la regla no se cumple, hay que cambiar estrategia.

Te envié un comentario e incluso hice referencia de como las estrategias y efectividad en Súper Bowl mostraron eficacia, eficiencia y efectividad, tres términos donde parecen sólo palabras pero que conducen a éxitos, como Foles lo hizo y consiguió incluso con un toch down donde se convirtió en receptor y anotar. Eso considero estar metido y conciente  de cómo incluso la distracción de Melechik  entrenador de Patriots nunca imaginó.

Volviendo a tema de béisbol sólo observemos que Gil quiere todo a fuerza de batazos  inatrapables y confiando de un bull pen capaz de frenar las ofensivas y nada resuelven.


Como bien señalaste ¿por qué dejar de emergente a Chris Roberson  en banca y sólo usarlo de emergente? está lesionado- que no parece? pero elegido como refuerzo. ¿ Que sucede cuando el anfitrión o en casa y campo ajeno? acaso los campeones Tomateros, su afición, esa que llena sus estadios  en Culiacán  y la torpe decisión de anticipar donde fuese la sede para tal serie de un equipo participantes su localidad ni siquiera pueda favorecerle?

Que razonamiento justifica que ya casi tratándose de una serie internacional  y cuya importancia  donde sentimientos de patria y además locales ya eliminados, SI, eliminados de competencia sin mencionar título, aquellos aficionados de Culiacán sólo si tienen TV cable podrán seguir apoyando a su equipo y únicamente escasos por solvencia económica viajaron a Guadalajara si realmente portan camiseta hicieron para solo ver tal fracaso.

No se cómo la concurrencia mexicana al estadio podrá llenar tan bonito y moderno estadio, pero seguro que eso disminuirá sustancial y por tanto los que no figuran pero esperan ventas de alimentos, bebidas, souvenirs, medios de transporte o uso particular de automóviles personales, pago de estacionamiento y sobre todo la frustración hay que considerar sin citar más elementos como TV, radio prensa escrita y sobre todo tan decepcionante actuación.


Considero que como mencioné en la coronación de Tomateros, suplir a jugadores que lo hicieron campeón por un efectivo sí Jesse Castillo y un Chris Roberson, lo demás nada luce.

El sistema de confiar con un staff de relevistas y béisbol moderno no le ha funcionado, moda actual de béisbol cuando menos en México, mas no debe subestimarse que los 4 equipos contra los que tiene enfrentar están ajenos desde oficinas como los timoneles y jugadores previamente analizan y saben con y contra quienes manejarán cada juego y equipo, quizá el ser locales, afición de apoyo que mucho cuenta gravita en cierto modo, más el peso de balanza se inclina  según como jugarle a cada equipo, eso también cuenta y pone o cambia según estrategias previas para cada equipo.

Tal vez la opinión del ya un cronista y gran jugador como Ronnie Camacho que ilustra con anécdotas porque y como a modo de diversión enseña el por qué de sus éxitos  y de sus equipos incluyendo fracasos que en retrospectiva tales crónicas nos hace recordar porque  y como se logran las estrategias de este deporte tan científico.


Disculpa por mezclar otro deporte donde las estrategias- por supuesto la habilidad de los protagonistas - el Super bowl  ayer donde una jugada increíble que es muy propia de colegiales Foles de QB hizo con habilidad sorprender siendo receptor y lograr la jugada a Toch Down que considero fincó el éxito de Filadelfia merced a la estrategia inusitada y sorpresiva.

El librito del béisbol es muy útil y nunca se quedará en el diván siempre debe estar en la caseta y siempre entre coaches y más que nunca en un manager. El béisbol tradicional está en el cajón del olvido con ideas supuestamente innovadoras donde aguerridos y constantes efectivos sistemas como por ejemplo Cuba hizo triple robo de bases contra México es una demostración de usar estrategias oportunas y prácticas.

El béisbol que hoy veo estilizado ya abandonó otras que antaño recreaban y están en el diván por ofrecer a cambio el de poder X poder a base fuerza ofensiva a costa de resultados.


Hay lo dejo. Te envío grato saludo y abrazo.

lunes, 5 de febrero de 2018

ESTRELLAS DEL BÉISBOL

AURELIO RODRIGUEZ ITUARTE



Por Héctor Barrios Fernández

Que cosas tiene la vida, recuerda Usted a Frank Thomas y Jeff Bagwell, bueno, ellos fueron declarados los jugadores más valiosos de sus respectivas ligas (Americana y Nacional) en 1994, lo curioso es que los dos nacieron el 27 de mayo de 1968. Han sido los únicos beisbolistas de esa magnitud que nacieron el mismo día, mes y año.


Por otra parte, Willie Mays, Ernie Banks, Mickey Mantle y Eddie Mathews, nacieron en el año de 1931. Así que si Usted nació en ese año, tuvo muy buena oportunidad de conectar al menos 500 cuadrangulares en Grandes Ligas.


Todo esto porque Aurelio Rodríguez Ituarte y Aurelio López Ríos, los únicos dos Aurelios mexicanos que han jugado en Ligas Mayores hasta el momento, fallecieron a consecuencia de un accidente automovilístico, esto durante el mes de septiembre, Aurelio Rodríguez arrollado por un auto en la ciudad de Detroit en el año 2000 y Aurelio López Ríos en accidente carretero en las cercanías de Matehuala, San Luis Potosí, cuando fungía como Presidente Municipal de su natal Tecamachalco, Puebla en 1992.


Sumado a estas tragedias, otro Aurelio, ex Big Leaguer, el cubano Aurelio Monteagudo también encontró la muerte en accidente de auto en Ramos Arizpe, Coahuila, México, muy cerca de Saltillo, sólo que él en noviembre de 1990. Entonces, tres Aurelios ex Grandes Ligas y con carreras en México, murieron a consecuencia de accidente automovilístico.


Recuerdo que a muy corta edad, 1967 o 68 leí sobre un joven tercera base mexicano muy bueno, sobre todo con grandes habilidades fildeadoras.




No pasó mucho tiempo y por esas cosas buenas del destino que tuve la oportunidad de ver jugar la tercera base por los California Angels (en aquel tiempo así se hacían llamar) a Aurelio Rodríguez, lo he contado infinidad de veces y no me canso de contarlo, sucedió en el estadio de Anaheim, fue el domingo 11 de mayo de 1969, día de las Madres en los USA, además de Aurelio y Rubén Amaro por los Angels, lanzó Vicente Romo por los Medias Rojas de Boston. Ganaron los Medias Rojas 7-3, Aurelio se fue de 4-1, Amaro que sustituyó en segunda base a Bobby Knoop bateó de 2-1 y Vicente salvó su quinto juego por los Medias Rojas, triunfo para Sonny Siebert. 



Me sentía tan orgulloso que me dieron ganas de ponerme un letrero en el pecho diciendo que yo también era mexicano. Lo más seguro es que la migra me hubiera caído inmediatamente, lo bueno que tenía todos mis documentos migratorios en regla.


Con frecuencia a Aurelio, el encargado del sonido del estadio en Anaheim lo anunciaba como Leo Rodríguez. Mismo apellido, misma posición, misma nacionalidad, pero nada más.


Aurelio Rodríguez proviene de una familia de béisbol, en su natal Cananea, Son., su papá, del mismo nombre, sabía de y practicaba el béisbol, aparte de eso también entrenaba a sus hijos.


Cuenta la historia que siendo apenas un jovencito lo expulsaron de la escuela secundaria y su papá lo mandó a casa de su tío en Los Mochis, en donde éste lo presentó ante Guillermo “Memo” Garibay, al poco tiempo Garibay lo mandó a Guadalajara y de ahí a Fresnillo, Zac., a la Liga Central, en donde su instructor Felipe “Burro” Hernández fue factor importante en su brillante carrera. En poco tiempo en 1965 subió al equipo grande los Charros de Jalisco y en 15 juegos bateó para .260 de porcentaje.


En 1966, ya con temporada completa, en 135 juegos conecta para .292. Ya los California Angels le seguían los pasos. Finalmente el equipo californiano pagó 80 000 dlls por su contrato.
 
En 1966 reportó a sucursales de los Angelinos, con poco tiempo en ligas menores y sin hablar bien el inglés, a los 19 años de edad, el equipo grande lo llama y así debuta en Grandes Ligas el primero de septiembre de 1967, en un juego contra los Indios de Cleveland y lanzando el velocista Sam McDowell.


Después de los primeros 17 juegos de la temporada de 1970, los Angelinos lo envían junto con Rick Reichardt a los Senadores de Washington a quienes dirigía el famoso Ted Williams, el cambio fue por Ken McMullen. A McMullen lo recuerdo porque llegó a ser el tercera base suplente con los Dodgers cuando Ron Cey no jugaba.


Al término de la temporada, Washington lo negocia junto con Ed Brinkman a los Tigres de Detroit por Elliott Maddox y el famoso Denny McClain.


El 7 de diciembre de 1979, los Padres de San Diego compran su contrato a los Tigres de Detroit por 200 000 dlls.
  

En agosto de 1980 llega a los Yankees con quienes al año siguiente participa en la Serie Mundial contra los Dodgers y Fernando Valenzuela. Aurelio con mucho éxito sustituye a Graig Nettles contra lanzadores zurdos. Por cierto Nettles había impedido con su calidad de juego, que el mexicano Celerino Sánchez se estableciera en Grandes Ligas.


Durante el receso de temporada los Yankees lo envían a los Azulejos de Toronto, de allí pasa a los Medias Blancas.


En 1983 como agente libre, firma con los Orioles de Baltimore después de media temporada, éstos lo dejan en libertad, para volver a los Medias Blancas y terminar así su brillante carrera de 17 años en Ligas Mayores en donde conectó 1570 hits, 124 cuadrangulares, 648 carreras producidas y .237 de bateo.


En 1984 vuelve a la Liga Mexicana de Verano, ahora con los Tigres de la ciudad de México.



Al siguiente año defiende los colores de los Sultanes de Monterrey, se ausenta de LMV en 1986, aparece con Saltillo en 1987 y 1989 ya en pocos juegos para terminar así su brillante carrera de pelotero activo.


En la Liga Mexicana del Pacífico, salvo una pequeña estancia con los Yaquis de Ciudad Obregón, su exitosa carrera la desarrolló con los Cañeros de Los Mochis, localidad en donde se encuentra sepultado, muy cerquita del estadio de béisbol, al pie del Cerro de la Memoria.


A su retiro en el béisbol de invierno, figuraba entre los mejores bateadores de todos los tiempos.


Su hermano mayor Francisco “Chico” Rodríguez, tuvo también una exitosa carrera de 20 temporadas con diferentes equipos en la Liga Mexicana de Verano y también en invierno con los mismos Cañeros de Los Mochis.


A pesar de vivir en México, nunca tuve la oportunidad de ver jugar a Aurelio Rodríguez Ituarte en la Liga Mexicana de Verano ni en la Liga Mexicana del Pacífico, pero si fui testigo de sus maravillosas habilidades como pelotero con los Angelinos, los Tigres de Detroit, los Padres de San Diego y los Yankees de New York, con otros equipos no recuerdo haberlo visto actuar.
  

Cuando emocionado le platiqué a un amigo que había visto jugar a Aurelio Rodríguez, sólo me dijo: “Como eres mentiroso.”


Entonces le enseñe una fotografía que ahora comparto con Ustedes que solamente yo tengo y que le tomé al gran Aurelio en una visita que hiciera con los Tigres de Detroit al estadio de Anaheim, el 15 de agosto de 1979.


Aurelio se fue de 4-1 en una victoria de su equipo 6-1 sobre los Angels. Rod Carew, raro en él, estuvo de 4-0.



Acompañado de mi modesta cámara fotográfica con flash de cubito que servía para cuatro disparos, la Kodak Instamatic X 15, a lo lejos dejé escapar un grito, Aureliooo, cuando volteó para saludarnos, inmediatamente hice el click.