domingo, 11 de septiembre de 2022

 

Al Bat

Clase de adquisiciones

Por Jesús Alberto Rubio

1.- Al grano: Pujols iguala a A-Rod en el cuarto lugar con su HR 696; Urías gana el 16 (16-7 y líder en ERA con 2.30), Dodgers vencen a S.D. y reducen a 4 su número mágico; Freddie Freeman pegó de 5-4; los cambios de reglas en la MLB aspiran a “la mejor versión del béisbol” (¿será?); Trout suena HR (34) por 6to juego seguido en choque donde Urquidy (13-6) en mala salida pierde; Judge y Yankees inician con 7 hits y vapulean a los Rays; Guardianes frenan remontada de Twins y se aferran a la cima…



Judge, quien lidera las Grandes Ligas con 55 vuelacercas, bateó tres sencillos y elevó su promedio a .307. Es el primer jugador de los NYY que se embasa al menos tres veces en siete duelos consecutivos desde que Mickey Mantle lo logró en junio de 1957.

Lo anterior, parte del listado de titulares hoy, claro, con mis detalles pertinentes, en la página de MLB.



2.- Freddie Freeman ayudó sobremanera a Julio: pegó de 5-4 (par de sencillos, doble, jonrón 19 y remolcó cuatro carreras; sigue en la cima del bateo en la Nacional con .330, en hits (178) y dobles (45). También ha impulsado 90 carreras.

Sin duda, clase de bateador lograron los Dodgers en Atlanta, como cuando lo hicieron con Mookie Betts, de los Red Sox.

Y qué me dice de Trea Turner (hoy, con .305, 19 HR y 94 CP), venido de los Nats.

Y recuerde: ¡llegaron en su momento a reforzar a Dodgers procedentes de equipos que habían sido campeones otoñales!

Enorme presagio; ya vio con Betts en el 2020.




3.- Francisco Javier Velázquez Delgado: Lo que siempre he venido comentario: Julio se ve cada vez más fuerte, competitivo, inteligente, perseverante y luchador. Ha madurado mucho. Parece un veterano ya de varios años jugando béisbol, a pesar de su operación en su ojito. Desde niño ha luchado contra la adversidad. Una vez dijo "Dios me dio un ojito malito pero un brazo muy fuerte". Sí, es un gran ejemplo de vida y un orgullo que sea mexicano.

4.- Cesáreo Suárez Naranjo: Evolución - como dices - para bien o para mal, mi estimado amigo. En mi humilde opinión, en unas cosas el Comisionado anda bien.... pero, en otras no tanto. Lo "del tiempo que se iba a medir, para los pitchers" - y que no es una idea nueva - está bien...¡Aunque ya me parece ver a don Ramón Arano y a otros lanzadores "por el estilo", protestando porque el umpire les toma el tiempo.

Pero, ¿de las ubicaciones a la defensiva, por qué el Comisionado tiene que ser tan estricto cuando que, por eso, se llama defensiva? (Todo su comentario en mi FB. Chuqui, verá).

5.- Sultanes gana el primero de la final de la LMB:

https://www.milb.com/.../lmb-orlando-calixte-brilla-a-la...




6.- Me dice el colega Julio Maquinay Díaz que junto con su esposa Lucía e hijos tuvieron el privilegio de ver de cerca en febrero de 2018 a la reina Isabel II en Palacio de Buckingham, en Londres... le contesté que si a esas vamos, me (o sea un servidor) también la vio pasar gustoso por la Plaza de la República en Veracruz cuando visitó a la ciudad y puerto jarocho en 1975.

Digo, ¿no?

¿Y usted…?

sábado, 10 de septiembre de 2022

 

Al Bat

 

Homobono Briceño Félix:

 

·Por Jesús Alberto Rubio.

 

Abordar la fructífera y trascendente vida como protagonista dentro del beisbol y su incursión en el periodismo deportivo de Homobono Briceño Félix nos llevaría páginas y más páginas, ¡y todas de oro!

Por ello es un gran privilegio en esta edición compartir su trayectoria como colega, además de lanzador desde los niveles infantil-juvenil, amateur y profesional, así también de coach, mánager de Búhos Unison y gerente de los Mayo de Navojoa.

Y algo por demás notable: por sus altos méritos, es miembro distinguido desde el 2014 del Salón de la Fama del Deporte de Tijuana.

Un ejemplo notable dentro del deporte rey: disfrutó siete títulos consecutivos con el equipo Guerreros en la Primera Fuerza de Tijuana, el cual es un récord de todos los tiempos en esa noble frontera.

Homobono nació el 10 de agosto 1952 en Pueblo Yaqui, Sonora, y desde 1974 radica en Tijuana, Baja California.

El ex mánager de los Búhos en los primeros años de la década de los 80, con su estilo característico, nos reseña su transitar tanto en el periodismo deportivo como en el deporte rey:


Primero, habló sobre su carrera periodística:

“Mis inicios en el periodismo deportivo fueron en el Diario Baja California, cuyo propietario era el Ing. Jaime Bonilla; esto fue en marzo de 1988 cuando regresamos de la Serie del Caribe en Santo Domingo, República Dominicana, representando a los Potros de Tijuana.

Mi columna se llamaba Extrabases y después Cápsulas Deportivas, la que tuvo mucho éxito por una serie de personajes que levantaban mucha polémica por el estilo pimentoso, tipo “Gato” Félix.

Incluso, fui vicepresidente del Circulo de Cronistas Deportivos de Tijuana en el periodo de Marcelo Martínez (+).

También durante muchos años fui columnista en El Esto de Baja California y Colaborador de El Mexicano, con Alberto Rico, ex presidente de la Federación Mexicana de Cronistas Deportivos (Femecrode).

Debo advertir que en la pandemia fuerte de dos años por el covid-19, me dio por escribir libros y hacer videos de beisbol porque teníamos todo el tiempo del mundo para hacerlo y me gustó bastante.

Publiqué el libro Leyendas del Beisbol Tijuanense y otros dos que quedaron pendientes, precisamente por la pandemia.



Sus inicios y desarrollo en beisbol

“Tras nacer en Pueblo Yaqui, a mis tres años de edad nos fuimos a vivir a Esperanza, población ubicada a ocho kilómetros de Ciudad Obregón y fue allí donde me inicié como peloterito en Ligas Infantiles, para luego lanzar a mis ocho abriles un Sin Hit Ni Carrera en el Centro Deportivo que está a un lado de la Laguna del Náinari.

A los once años ya jugaba en Guadalajara y desde esa edad no paré de pichar, así que trabajé en exceso mi brazo por tirar tanta curva con problemas en el manguito rotador. Pero salí adelante.

Mi carrera en la pelota de paga dio principio en 1972 en la Liga Central con los Charros de Zacatecas; allí me tocaron de compañeros Pancho Barrios, Jaime López, Francisco Córdoba, Leo Guerrero, Vítor Sauceda y el “Tatacha” Francisco Javier Noriega. Nuestro mánager fue Guillermo '' Bachichas'' Frayde.

En 1973 fuimos campeones con Ossie Álvarez y Manolo Fortes como manager y coach de pitcheo; éramos sucursal de los Charros de Jalisco.

En el mismo año de 1973 también nos coronamos con los Delfines de Puerto Vallarta de la Liga del Noroeste, con Orestes “Minnie” Miñoso de piloto.

En ese equipo estaban Juan Suby, Ignacio Fajardo, Crescencio Lagunas, Trinidad Aguirre, Porfirio Mendoza, Orlando Lugo y el hijo de Miñoso. Asimismo, me tocó jugar en invierno en la Liga del Bajío con los Tequileros de Arandas manejado por Manolo Fortes.

Un paréntesis para recordar que me firmó Fidel Vega, quien fue mi manager en la Liga González Cárdenas, un circuito semiprofesional de fines de semana que se jugaba en Guanajuato, Michoacán y Jalisco.



Nuestro equipo era San Juan de Los Lagos y en mi debut le gané el duelo a Exiquio Collins del equipo Lagos de Moreno y al primer bateador profesional que enfrenté fue Eladio ''Pollo'' Urías.

También lancé con muy buenos resultados en la Liga Norte de Coahuila con los Tecolotes de Frontera, siendo mi manejador Jesús ''Camarón'' Contreras y de compañeros tuve al “Huevito” Enrique Romo, Alfonso Cisneros, Lauro Villalobos, entre otros.

Debut ante Rico Carty

Me subieron a Liga Mexicana en 1974 y mi mejor momento que atesoro fue cuando dominé a Rico Carty con rola mansa a primera base que tomo sin problemas Jake Pierce. Mi Manager fue Vinicio García.

Ya viviendo en Tijuana, en 1974 me tuve que ir a la Liga del Noroeste con los Pureros de Compostela, siendo mi timón el gran Manuel Magallón.

Luego regresé para quedarme en Tijuana en 1986 y desde entonces sigo acá en esta noble y hospitalaria frontera que a todos los migrantes nos recibe con los brazos abiertos.

En 1975 en un juego de una Liga Abierta de Obregón le gané a los Yaquecitos que habían sido campeones de un experimento que no funcionó en Liga de Verano LMP. Mi equipo se llamaba RASA y era dirigido por Rigo Lizárraga. Allí jugaban el “Piedritas” Elizondo López, Rafael Zúñiga, “Chito” Escobar, de cátcher, mi hermano Noé; Juan de Dios ''Güero'' Gastélum.

En la Liga Robinson Bours jugué para La Salle del “Pelón” Miguel Ángel Tapia y me fue muy bien en la Temporada...

Su rol de coach

Entramos a la Escuela de Derecho de la Unison en 1976 y así fue como me acerqué al Maestro Gustavo Hodgers Rico en rol de coach de pitcheo.

Muchos extraordinarios jugadores ya iban de salida de sus carreras universitarias, pero todavía me tocó trabajar con Armando ''Polilla'' Quijada, Sergio ''Buitre'' Valenzuela, Arturo Burton, Mario Miles, Oscar Sánchez y Gonzalo Morúa.



Luego del deceso de Hodgers, el 29 de mayo de 1983, me quedé a cargo de los Búhos y la Liga Universitaria Intramuros.

Roberto Zuzuarregui fue otro de los jugadores que tuve bajo mi mando en los Búhos. Tremendo poder y formidable tercera base, así como Ramón Bustamante, jardinero central zurdo que después se hizo tremendo softbolista.

En mi periodo, que fue hasta el 84, trabajamos con Ángel Ochoa, Manuel Samaniego, Martín Gamboa, Pancho Montaño, el “Flaco” López de San Luis RMío Colorado; Eric Burton, Eduardo Álvarez, Jorge Gastélum, Carlos Cruz, “Chile” Grijalva, “Camonchy” Ríos, papá de Ramón Ríos, de Guaymas y los cuates Plascencia de Carbó, entre otros.

Uno de esos años fui manager campeón con Carbó en la Liga Regional de Sonora y nuestro pitcher estrella fue Marco Antonio Vázquez, de Santa Ana. Ganamos la final en Terrenate venciendo a Carlos Granillo y a Carlos Villela que era su mejor bate.

Fui también coach de pitcheo del insigne Maestro Gustavo Hodgers en la Liga Norte de Sonora con los Vaqueros de Agua Prieta.

Luego le seguimos para los Mayos de Navojoa en la Temporada de la Mexicanización; estuve tres temporadas de coach, dos con el “Vitaminas” Espinoza y una con Terry Collins. Asimismo, fui coach de los Astros de Tampico en 1985 con Gregorio Luque como piloto; esa temporada no la terminé ya que me tuve que reportar a los Algodoneros de SLRC con el manager Lauro Villalobos.



Gerente y scout

Volviendo con los Mayos de Navojoa: fui Gerente General del equipo una temporada y media que nos llegó “la guillotina”. Los Potros de Tijuana me ofrecieron trabajo, primero como scout de avanzada y luego como Director Deportivo que en esos tiempos no se usaba ese nombramiento.

Como scout firme a Esteban Loaiza y “Chayín” Rodríguez. Además de Hugo Cervantes para los Bravos de Atlanta y Francisco Villa para los Dodgers de Los Ángeles, también a Danny Núnez, Oscar Castañeda, Gerardo Estrada e Ismael Martínez para los Acereros de Monclova y muchos más que escapan a mi memoria como Israel Velázquez, Arnoldo Castro y David Sinohui para los Bravos de León.

Me gustó escribir porque amo el beisbol y conozco algo del juego y que tuve muy buenos maestros como Gustavo Hodgers, Ossie Álvarez, Manolo Fortes, “Minnie” Miñoso, Jorge Fitch, y Francisco ''Pato'' Guízar, quien fue otro de los buenos jugadores que tuve en los Búhos.

Por cierto yo mismo lanzando le gané un doble juego al trabuco del VH del “Cachi” Lopez y “Kaly” Grijalva, uno todo el juego y el otro relevando.

Ah, dos hechos muy importantes: en 1977 Navojoa con Fernando Valenzuela y Avelino Lucero, el “Zoilo” Espinoza y otros excelentes peloteros nos ganaron el Campeonato Estatal de Primera Fuerza.

La final se jugó en el Estadio Héctor Espino. El otro, en el Nacional celebrado en Mexicali, BC, 1979, terminamos en tercer lugar cuando nadie daba nada por Sonora manejados por Armando Gaxiola y un servidor.

Fue cuando Martín Gamboa fue la sensación del evento y Marco Antonio Vázquez le tiró un Sin Hit Ni Carrera a Sinaloa.

En la época de “Nacho” Camacho este equipo se formó al cuarto para las 12 y así viajamos y le peleamos de tú a tú a BC con Donald Cañedo, “Buzo” Guzmán, David González, los “conejos” Cervantes y otros mundialistas.

Mis respetos y admiración a Homobono Briceño Félix.

Enhorabuena.

martes, 26 de julio de 2022

 

Big Papi.

 

En la carrera de David Ortiz, los números hablan por sí solos, lo cual le llevó a ser exaltado al Salón de la Fama junto al cubano Tony Oliva y Jim Kaat, además de Gil Hodges, Bud Fowler, el cubano Orestes “Minnie” Miñoso y Bud Fowler de manera póstuma.

En una carrera de 20 años en Grandes Ligas, Ortiz pegó 541 cuadrangulares, empujó 1,768 carreras y terminó con OPS de .931 y OPS+ de 141.

Y en postemporada, se creció, dando batazo por batazo en el momento indicado, desde sus hits de oro en los playoffs del 2004 hasta sus jonrones clave en los del 2013, culminando aquella postemporada con una línea de .688/.760/1.188 (¡OPS de 1.948!) en la victoria de los Medias Rojas sobre los Cardenales en la Serie Mundial.


Dentro de todo eso, hubo que dominar a algunos de los mejores lanzadores del juego. Y lo hizo.

“Yo siempre quería estar a la altura del reto, y por eso tenía que trabajar (en mi dominio de la zona de strike) todos los días”, comentó Ortiz, convocado a 10 Juegos de Estrellas, ganador de siete premios Edgar Martínez como mejor bateador designado del año y Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana del 2004 y de la Serie Mundial del 2013—entre muchos otros reconocimientos.

 “Yo no era el tipo de bateador capaz de darle a los pitcheos fuera de la zona de strikes”.

“Los ases se llamaban ases porque les gustaba retar al bateador con lo mejor que tenían”, concluyó Ortiz, elegido al Salón en su primera oportunidad en el 2021-22 con el 77.9% de los votos de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA). “No iban a jugar. Y yo siempre estaba dispuesto a aceptar ese reto”.

Esta Clase de 2022 de siete miembros une más de 150 años de historia del béisbol, remontándose a las raíces de los primeros peloteros negros, a los cubanos que huyeron de su país por la libertad, a los jugadores dominicanos y blancos, todos maravillosamente entrelazados.



Comienza con Bud Fowler, el primer jugador de béisbol profesional negro; a Buck O’Neil, el rostro del béisbol de la Liga Negra; a Gil Hodges, el compañero de equipo de los Dodgers de Brooklyn de Jackie Robinson que rompió la barrera del color en 1947 cuando estaban juntos; a Minnie Miñoso, la versión latina de Jackie Robinson; a Tony Oliva, quien idolatraba a Miñoso y le da crédito por abrir la puerta a otros; a Jim Kaat, quien jugó con Oliva en los Mellizos de Minnesota; a David Ortiz, quien fue asesorado por Oliva mientras estaba con los Mellizos antes de convertirse en un héroe con los Medias Rojas de Boston.

“Esto es genial por muchas razones”, dijo Dave Winfield a USA TODAY Sports. “Jim Kaat y Tony Oliva estaban en los equipos que yo seguía cuando crecí en St. Paul, así que los conozco bien. Estoy muy feliz por Buck O’Neil; Ojalá hubiera sucedido cuando él estaba vivo. Y me siento honrado de hablar en nombre de la familia Bud Fowler”.

La estrella de la ceremonia fue Ortiz, el amado toletero de los Medias Rojas que todavía es venerado en toda Nueva Inglaterra, particularmente después de su infame discurso «Esta es nuestra (improperio) ciudad» después del atentado con bomba en el maratón de Boston de 2013. 

Ayudó a terminar con la Maldición del Bambino al llevar a los Medias Rojas a su primer título de Serie Mundial en 86 años, y los Medias Rojas ganaron tres campeonatos en nueve años.

Ingresó como el bateador designado con más juegos disputados que cualquier otro miembro del panteón en Cooperstown. También será el cuarto dominicano, uniéndose a Juan Marichal, Pedro Martínez y Vladimir Guerrero. La Clase de 2022 también incluye a seis figuras que fueron seleccionadas por los comités de las eras del béisbol.



Póstumamente, llegó el momento para el cubano Minnie Miñoso, estrella de los Medias Blancas de Chicago en los 50; Gil Hodges, leyenda de los Dodgers de Los Ángeles que condujo a los Mets de Nueva York a su primer título de la Serie Mundial en 1969; Buck O’Neil, quien jugó con los Kansas City Monarchs en las Ligas Negras y fue un incansable activista del deporte; y Bud Fowler, reconocido como el primer jugador profesional de raza y que creció en Cooperstown en los 1860, actuando en decenas de ligas. Se trata de una clase con tres latinoamericanos y dos jugadores de raza negra que allanaron el camino para las estrellas del presente.

https://momentodeportivord.com/david-ortiz-sigue-asombrado-por-su-cita-en-cooperstown/

 

 

domingo, 22 de mayo de 2022

 



Marlins rinde tributo a Dihigo


Por Yoandy Castañeda Lorenzo


Miami, Florida.- A 51 años del fallecimiento y 116 del natalicio de Martin Dihigo, los Marlins le realizaron ayer sábado un homenaje jungto con la Fundación que lleva el nombre del célebre pelotero cubano.

Martin Dihigo encuentra su templo en el LoanDepot Park de los Marlins de Miami. 

“El inmortal”, como se le conoce al pelotero antillano fue unos de esos genios del béisbol, víctima de la segregación racial y las injusticias de una sociedad enferma. Pero que, el tiempo le retribuyó cada segundo de dolor con la gloria eterna en el Salón de la Fama.

Dihigo se encuentra en seis salones de la fama. Fue el primer latino de las denominadas “Ligas Negras” en ser elegido al templo de Cooperstown, y segundo hispanohablante después del legendario Roberto Clemente en inscribir su nombre en ese recinto.

A 51 años de su fallecimiento y 116 del natalicio, los delfines realizan un homenaje a la Fundación que lleva el nombre del célebre atleta dentro de las festividades por el Día de la Hispanidad.

Según el periodista Gilberto Dihigo, hijo de “El inmortal”: “Esta institución, fundada en los Estados Unidos, tiene como propósito fomentar en niños y jóvenes un desarrollo integral deportivo, cultural, educativo para contribuir a que se conviertan en ciudadanos útiles para la sociedad”.



En EEUU, la carrera de Dihigo se dividió entre los Cubans Stars (1923 y 1927), los Homestead Greys (1928), Philadelphia Hilldale Giants (de1929 a 1931); y los New York Cubans, en donde fungió también como director en 1935 y 1936. 

En la base de datos de las Ligas Negras en Seamheads citada por MLB “a Dihigo se le acredita un promedio de bateo superior a .300, un slugging mejor de .500 y 110 jonrones de por vida, incluyendo el tiempo que pasó en México y Latinoamérica. 


Como lanzador, Dihigo aparece con 51 victorias y efectividad de 3.57.


Enrique Kerlegand:


Hace unos días se recordó a Martín Dihigo, se cumplió otro año de su fallecimiento en Cienfuegos, Cuba, sucedió el 21 de mayo de 1971. Por tal razón vamos a recordar un poco de su triunfal participación en la LMB. Para empezar fue la primera gran contratación que se realizó para el circuito de verano. De hecho su presencia fue tan notable que al mismo tiempo la LMB empezó a tener mejor proyección.
 Fue en 1937 que los aficionados disfrutaron el juego de Dihigo, fue una temporada corta, el Águila de Veracruz terminó en el primer lugar de la Zona Sur y el Agrario de la Zona Norte. Los dos equipos se enfrentaron en lo que fue llamada la serie de Martín Dihigo. 

Este ganó los tres juegos para que el Águila lograra su primer campeonato en la LMB. En la temporada se produjo el primer juego sin hit ni carrera que registra el circuito, Dihigo con el Águila se enfrentó al equipo de Nogales, Veracruz. Les ganó 4-0 el 16 de septiembre de 1937.
En 1938 fue más largo el rol de juegos y Martín Dihigo siguió siendo la gran figura del club jarocho y de toda la liga. Nuevamente se coronó el Águila, ahora a rol corrido le sacaron 6 juegos al equipo Agrario de México. 

Martín hizo algo que jamás se volverá a ver, con porcentaje de .387 ganó el título de bateo, adjudicándose la triple corona de pitcheo: campeón de pitcheo con marca 18-2, 0.90 en carreras limpias y 184 ponches. 

Realmente fuera de serie, ese era un jugador de Ligas Mayores impedido por la barrera de color que por ese tiempo reinaba en las Ligas Mayores de los blancos.
Dihigo siguió con el Águila para 1939, con buenos números pero ahora si con mucha competencia. Ese fue el año de Lázaro Salazar que llevó a los Cafeteros de Córdoba al campeonato venciendo al Carta Blanca de Monterrey. 

Dihigo fue el líder bateador del Águila, bateo .337 y tuvo marca de 15-8 en pitcheo. Ese año ponchó a 202 para ser el líder de este departamento.





Para 1940 llegan los Diablos Rojos de México y los Azules de Veracruz. Estos últimos con Jorge Pasquel de dueño y manager, pero se llevó a Dihigo porque el Águila de Veracruz dejó a la liga junto con otros equipos para formar la Liga Cismática que fue un fracaso. Luego, Dihigo fue contratado por el Unión Laguna y en 1942 ya tenía otro campeonato. Para estas alturas se le consideraba el mejor jugador que ha tenido la LMB.
Una anécdota del veracruzano Luis "Molinero" Montes de Oca, un excelente tercera base como fildeador y buen bateador, nos contó que una ocasión tomó turno al bat y lanzaba Dihigo. 

Modestamente cuenta "no sé cómo saque el bat y le conecté batazo por el jardín derecho. Corrí bien y llegue a tercera con un triple. Dihigo, frotando la pelota se acercó a la tercera base y me dijo "muchacho me diste bien pero ahora quiero decirte que ahí te quedaras". "Martín ponchó a los tres que seguían", concluyó su recuerdo "Molinero" Montes de Oca".







lunes, 25 de abril de 2022

 



Cesáreo Suárez Naranjo.

En una parte de tus comentarios, haces referencia a un buen pelotero - ¡en su época! - y que destacó, principalmente, con los Cachorros de Chicago. SHAWON DUNSTON, para ser traído por los Algodoneros de San Luis, de la Liga del Norte de México, pero....¡tengo un "pero"! ¿Qué, no está demasiado "viejo" (no me atrevo a decir "acabado"), pues se retiró de las Ligas Mayores en 2002, y en marzo acaba de cumplir 59 años?

 

(Antes de continuar, ya le dije que es su hijo, de 29 años de edad (https://www.baseball-reference.com/bullpen/Shawon_Dunston,_Jr.)

 Ok.

Por lo demás, ¡qué bueno que se pone en marcha ese circuito! Y, como siempre: "odio tener quejas", pero ¡ni modo! Qué malo, que nos quitó - TELEVISA - la transmisión de los juegos de Ligas Mayores. Al menos, ya no los pasan por televisión abierta. Qué bueno, que tanto Canal 11, como el 26 (de Jalapa TVMAS) están pasando juegos de beisbol, de la Liga Mexicana.

Pero, ¡qué gachos!, al menos ayer, en pleno desarrollo de los juegos, en de TVMAS, cortaban las acciones y metían comerciales, y nos dejaban varias veces en "suspenso". Y, ¡pobres comentaristas! Les falta mucho conocimiento de los aspectos del beisbol.

En una jugada, uno del Pericos de Puebla, estaba corriendo por segunda base;  vino un batazo que atrapó el jardinero central; el que corría por segunda "hizo pisa y corre", y el o los umpires, lo habían dado por bueno; vino la apelación....se revisó, y determinaron finalmente que era out, por salir antes de la atrapada....

Lo que critico es que los dos comentaristas que alcanzaba yo a escuchar, se pusieron a "tratar de dilucidar" a quién se le acreditaría, del equipo que estaba a la defensiva (el Águila) el segundo de los outs consumados en esta doble matanza, y demoraron en ello.....¿para qué se ponen a querer "adivinar", si eso le corresponde al ANOTADOR OFICIAL? ¡Así de simple! Un abrazo

viernes, 15 de abril de 2022

 


Al Bat

 

Jackie Robinson, héroe eterno del béisbol

 

Por Jesús Alberto Rubio.

 

Hoy --y siempre-- debemos tener presente la insigne y eterna memoria de Jackie Robinson, quien el 15 de abril de  1947  arribó a las Ligas Mayores para dar fin a la insultante  barrera racial que prevalecía hasta ese año en ese béisbol.

Robinson, valorado en la historia como uno de los jugadores más excitantes de su tiempo, pasó ese histórico día a ser el primer pelotero negro en jugar en el beisbol moderno de la Gran Carpa enfundado en la casaca de los entonces Dodgers de Brooklyn.

Branch Rickey, presidente de la franquicia, manifestaba en esos días su satisfacción por “su nuevo experimento” de lograr la integración racial que ya  comenzaba a expanderse en ese beisbol, además de buscar convertir a los Dodgers en uno de los mejores equipos del béisbol.

Para los fanáticos de Brooklyn, las décadas de los 40 y 50  sería conocida como los años de Jackie Robinson, una etapa de gloria para el equipo ya que ganó seis campeonatos y una serie mundial, la de 1955.

Ahora bien, hay que decirlo: más allá del béisbol, sin duda que el notable ejemplo de Jackie Robinson fue una inspiración  para todos los negros y una lección práctica a los blancos escépticos de la integración racial.




Aquel mismo año, Rickey también reclutó a Sam Bankhead para convertirlo en el primer pitcher negro de las Mayores, quien había llegado de 27 años procedente de las Ligas Negras.

Robinson, arribaría a Nueva York tras jugar en 1946 con en la Liga Internacional con los Royals de Montreal, una ciudad que mostró ser muy cosmopolita al aceptar su presencia ya que en el equipo nunca habían tenido a un jugador negro.

Con su bateo, llevó al título a los Royals.

Fue líder bat .349 y 113 impulsadas, guiándolos también a la conquista del banderín de la entonces conocida como Pequeña Gran Serie Mundial.

Además de Jackie, Rickey también, como anoté, adquirió a afroamericanos, el  pitcher Don Newcombe (1948) y al gran Roy Campanella (1949), quienes juntos se convirtieron en aquella época en el alma y corazón de los Dodgers.

La historia sobre Jackie es riquísima y muy amplia, incluso cuando ya se retiró tras una década de ser el gran estelar del béisbol con Dodgers, entre otras actividades sociales, trascendió por su abierta lucha por los derechos civiles al lado de Martin Luther King.

Jackie es y será siempre recordado como el pionero entre los jugadores de raza negra en jugar en el mejor nivel del béisbol del planeta, y, su aparición el 15 de abril del 47, abriría las puertas y oportunidades para los jugadores afroamericanos –e incluso latinos negros-- que sin duda alguna hoy día son los grandes protagonistas en la pelota ligamayorista.

 

Al Salón de la Fama

 

Su elección en 1962 al Salón de la Fama con sede en Cooprsrown, Nueva York, fue la única ceremonia ruidosa que él festejó durante toda su vida.

Su madre estaba ahí, en Cooperstown, para disfrutar el día y, como siempre, su amada esposa Rachel y sus grandes amigos.

Jackie estaba optimista frente al futuro, después de todo.

“Este es uno de los días más grandes de mi vida; estoy conmovido y feliz por ello. Estoy feliz porque mucha gente está feliz. Hablé con el señor Ricky y estaba feliz. Mi madre, estaba emocionada; nunca había visto a mi esposa tan triunfante. Veía los telegramas, escuchaba las llamadas. Todo esto nos hacía sentir maravillosos”, expresó ese día glorioso.

Le preguntaron sobre la importancia de ser el primer negro que ingresaba al Salón de la Fama y dijo: “espero que sirva de propósito porque entre muchos de nosotros hay quienes miran hacia atrás de nuestras carreras y terminamos decepcionados. Creo que puede inspirar mucho a nuestra a gente que con un poco de trabajo extra y esfuerza... también recibirán su recompensa”.

En 1986, Jackie fue laureado con el más alto honor civil de la nación: la Medalla de la Libertad.


Ello compendió el notable logro de su vida ya que como un experto y dedicado atleta, se forjó entre sus congéneres y su coraje abrió la puerta del deporte profesional a todos los de su raza,

Con valentía demostró a todos que la destreza y el deporte mismo sin raza o ancestros étnicos, son las cualidades por las cuales deben juzgarse los atletas.

Además, tras haber sido un extraordinario pelotero, buen ciudadano, un gran hombre y un verdadero campeón del deporte, su presencia y accionar lanzó un poderoso aliento para la igualdad, libertad y la vida de los hombres anhelantes de luchar por ser libres y respetados en la sociedad.

Mi admiración eterna a Jackie.