jueves, 17 de agosto de 2017

PINAR DEL RÍO, INCONTENIBLE



* Preocupa a otros favoritos, la arrancada de Las Tunas, escolta de los pinareños en este inicio.

Por Juan E. Batista Cruz

Las Tunas, Cuba.- Bajo la batuta del exlanzador estrella de la Isla, Pedro Luis Lazo, los Vegueros de Pinar del Río consiguieron su segunda barrida de la actual temporada nacional beisbolera y con ocho éxitos y un solo revés, están encaramados en lo más alto de la tabla, cuando se completaron los tres duelos iniciales del calendario clasificatorio.

Apoyada en un quehacer casi perfecto de la defensa, el pitcheo y la ofensiva, la maquinaria de vueltabajo no dejó nada para sus anfitriones en la visita a Mayabeque que vuelve a estar en el grupo de los de menos posibilidades.

Y si los de la Tierra del mejor tabaco del mundo no están mucho más cómodos, es porque los Leñadores de Las Tunas también presentan un paso tan chévere que, con balance de 7-2, tienen preocupados a otros tradicionales favoritos que, los cuales mostraron fisuras en esta arrancada.

El equipo de esta provincia, balcón del oriente cubano, sorprendió con “pollona” frente a Sancti Spíritus en la apertura y aunque cayó 1-2 en su visita a Granma, el actual monarca, vino a sus predios del Julio Antonio y con descortesía manifiesta, aplastó literalmente a sus huéspedes, los Cachorro de Holguín a los cuales despidieron con un nocao fulminante de 13 X 3 en ocho capítulos.

La selección local que está comandada por el exjardinero Pablo Civil, conectó 121 imparables en los primeros nueve compromisos para un promedio superior a 13 para apoyar la buena labor de sus serpentineros, aunque deberán trabajar duro en la defensa.

El rendimiento de los toleteros del patio es envidiable, con destaque para el veterano segunda base Dánel Castro que, a los 41 años, está como el buen vino. 

También sobresalen madero en mano, Rafael Viñales, Yunieski Larduet, Yudier Rondón, Andrés Quiala y Jorge Johnson. Cuando alcance su forma habitual el cuarto en la tanda, Yosvani Alarcón, quien ha comenzado mal, los serpentineros contrarios pasarán mucho trabajo para frenar a este verdadero “tren”.

Con solo dos barridas, en el resto de los duelos terminados el miércoles, se llevaron el gato al agua 2-1 otros que presentan un buen paso, Santiago, Ciego de Ávila, Matanzas, Granma y Villa Clara, sobre Industriales, Artemisa, Cienfuegos, Sancti Spíritus y Guantánamo. 

La Isla de Juventud, en sus predios, superó en dos de los tres juegos a un Camagüey que empezó a dar traspiés temprano.


Este jueves la programación prevé nuevas subseries y en las más atractivas Las Tunas recibe a Industriales (Julio Antonio Mella) y Ciego de Ávila a Granma (José R. Cepero). 

En las restantes lidiarán Artemisa-Santiago de Cuba (26 de Julio), Isla de la Juventud-Matanzas (Cristóbal Labra), Cienfuegos-Pinar del Río (5 de Septiembre), Villa Clara-Holguín (Augusto C. Sandino), Camagüey-Mayabeque (Cándido González) y Guantánamo-Sancti Spíritus (Nguyen Van Troi)

martes, 15 de agosto de 2017

RUTH, ETERNO, INMORTAL...




Continuemos...


Nadie olvida aquella anécdota y frase de cuando pasó a mejor vida:

Ese día en la Urbe de Hierro hizo un calor insoportable y al momento de sus funerales, sus compañeros del 27, Joe Dugan y Waite Hoyt, estuvieron presentes.

De pronto, Joe expresó: “Dios mío, cómo se me antoja una cerveza”. Y Hoyt respondió: "También al Babe se le antojaría".

Hubo otras frases que han quedado grabadas para siempre:

Wayte Hoyt, expresó: “Todo pelotero de las Grandes Ligas debería enseñarle a sus hijos a rezar: Dios bendiga a mi papá, Dios bendiga a mi mamá, Dios bendiga a Babe Ruth".

También está la de Joe Dugan:

“Para entenderlo, primero había que comprender algo: él no era humano”.


 Sus funerales

Fue el 18 de agosto de aquel año cuando el cuerpo de Ruth fue trasladado en sobrio féretro al Yankee para recibir sensible homenaje póstumo.

Ahí, miles y miles de aficionados despidieron y dieron el pésame y condolencias a su viuda, la actriz Claire Hodgson y dos hijas adoptivas, para luego acompañarlas en la Catedral de San Patricio donde ofició la misa el cardenal Francis Spellman.

El equipo Yankee dirigido entonces por Buck Harris, estuvo presente, lo mismo que sus ex compañeros de años gloriosos y prominentes personajes del mundo oficial y de los negocios tanto de Nueva York como de Washington, Boston, Baltimore y otras ciudades y pueblos.

Nadie olvida cuando el Bambino decía antes de morir “Todavía creo que vamos a ganar una vez más” y por eso The New York Daily News tituló “Se fue aun siendo fiel a los Yankees”.


En ese 48 los Indios con Beto Avila, Satchel Paige y el timón-short Lou Budreau, serían los campeones arriba de Boston y NY.

En los honores póstumos también hicieron acto de presencia el gobernador Dewey de Nueva York y el alcalde de la ciudad, William O´Dwyer, así como los propietarios y gerentes de los clubes de las Ligas Mayores… y en general todos los elementos sociales y deportivos de ese entonces.

También miles de telegramas volaron desde diferentes partes del mundo como expresión de duelo por la desaparición de Babe Ruth, incluyendo un sin fin de demostraciones de condolencias personales.



Era tan profunda la idolatría hacia el hombre leyenda que en “La Casa que Ruth Construyó”, más de cien mil aficionados le rindieron póstumo homenaje, un momento triste e inolvidable…

Se iba el Babe, nombrado el Mejor Pelotero del Siglo 20, sobre Willie Mays, Hank Aaron, Ted Williams, Ty Cobb, Joe DiMaggio, Walter Johnson, Lou Gehrig, Jackie Robinson y Honus Wagner.



Ese 16 de agosto de 1948, volvía a nacer en el corazón y el pensamiento universal, especialmente quienes siempre han amado al béisbol.



Babe Ruth…


jueves, 10 de agosto de 2017

CUBA: INICIA LA TEMPORADA

* Perdió el campeón Granma en el inicio de la temporada cubana de béisbol
* Las Tunas, Pinar del Río y Ciego de Ávila consiguieron las primeras barridas.

Por Juan E. Batista Cruz.

Las Tunas, Cuba.- Los Alazanes de Granma, actuales campeones, cayeron en dos de los tres choques frente a los Leopardos dulces de Villa Clara, los cuales se efectuaron en el estadio Mártires de Barbados, de la ciudad de Bayamo, en la apertura de la temporada nacional de béisbol.

La selección que dirige el experimentado Carlos Martí, estuvo bastante limitada por los tiradores de Villa Clara, quienes recibieron gran apoyo de la defensa y la ofensiva, para ratificar su intención de buscar su tradicional ubicación en los puestos de vanguardia.

Lo más significativo en esta arrancada, sin embargo, fueron las barridas conseguidas por Las Tunas, Ciego de Ávila y Pinar del Río, a expensas de Sancti Spíritus, Guantánamo y Camagüey. Los Leñadores tuneros, casi siempre olvidados por los especialistas, parecen dispuestos a demostrar que su séptimo lugar de la temporada anterior no fue nada casual y serán un duro escollo para los favoritos en la lucha por llegar a la postemporada.

Los Vegueros de Pinar del Río no creyeron en la fuerza teórica de los lanzadores de los Toros de Camagüey y si ese equipo, disminuido al ataque en las dos últimas temporadas, vuelve a producir las carreras que se espera, nadie debe dudar de su regreso al piquete de los grandes.

Los Tigres de Ciego de Ávila,  subcampeones de la serie pasada, enseñaron toda su clase, especialmente de sus serpentineros. Es cierto que los Indios de Guantánamo, la novena más débil de la Liga en los últimos años, no se puede considerar un medidor, no cabe dudas que la tropa de Róger Machado va a pelear por recuperar la corona.

En los otros resultados se cumplieron los pronósticos, con las victorias 2-1 de Cienfuegos, Industriales, Matanzas y Santiago, sobre Artemisa, Isla de la Juventud, Mayabeque y Holguín. No obstante, algunos analistas apostaban por “pollona” de los Leones azules de la capital y los Cocodrilos rojos matanceros.

En sentido general la tónica de este comienzo es casi exactamente la misma de la justa anterior. En los primeros choques y con la presencia de los mejores lanzadores de cada novena, los bates estuvieron un tanto dormidos, pero al final hubo una verdadera “friolera” de boletos, pelotazos y batazos de todas dimensiones y por todas las bandas, en tanto la defensa dejó mucho que desear, ejemplificada por las cinco pifias de Holguín en el partido del adiós ante las Avispas de Santiago de Cuba.

En lo personal pienso que, otra vez, los directores técnicos van a sufrir mucho por las deficiencias de los lanzadores. Con toda sinceridad creo que, cada día que pasa, es más deplorable la falta de calidad de nuestro pitcheo. Y, si me preguntan por qué, les diría que no veo en el futuro inmediato una solución a tan grave problema. Hay jóvenes talentosos, mas algunos no se desarrollan, se estancan o abandonan el país. Esa es la realidad de hoy, aunque soy de los que está convencido de que “el mal tiene cura”

En cuanto a la continuación del recién estrenado torneo, a partir de este jueves los enfrentamientos más interesantes corren a cargo de Las Tunas, visitante en Granma (Mártires de Barbados), Santiago-Villa Clara (Guillermón Moncada) e Industriales-Cienfuegos (Latinoamericano).

La cartelera se completa con los duelos Pinar del Río-Isla de la Juventud (Capitán San Luis), Mayabeque-Artemisa (Nelson Fernández), Matanzas-Camagüey (Victoria de Girón), Sancti-Spíritus-Ciego de Ávila (José Antonio Huelga) y Holguín-Guantánamo (Calixto Gar

martes, 8 de agosto de 2017

LOS UMPIRES...



 ESTRELLAS DEL BÉISBOL

(Capítulo XII)

Por Héctor Barrios Fernández.



UMPIRES:

Nadie quiere a los umpires. Eso es verdad. Pero estos muy criticados oficiales han siempre confirmado las reglas, aun si ellos no son tan elegantes como una vez lo fueron.

Hasta 1912, umpires como Charles Daniels trabajaron solos y sin mucho equipo para protegerse de la pelota. Daniels, se piensa que fue el primer umpire en usar espinilleras.

Las pecheras protectoras se pusieron en voga en 1885. Seis años más tarde Tom Connoly, uno de los 10 hombres de azul en el Salón de la Fama, ampayó el primer juego de la Liga Americana.

Equipo de cuatro umpires fueron empleados en la Serie Mundial de 1909, pero fue hasta 1952 que cuatro umpires trabajaron en cada juego de temporada regular. Equipos de sies hombres, han sido usados para juegos de Serie Mundial desde 1947.

En los 1970s los Umpires de home en la Liga Americana, continuaron usando pecheras protectoras por fuera de su camisa, de las inflables, mientras que en la Liga Nacional las desecharon.

Era muy difícil e incómodo agacharse y ver los lanzamientos en la zona de strike con ese tipo de pecheras puestas, sobre todo los strikes bajitos, lo cual se piensa que contribuyó a que los lanzadores de la Liga Americana tuvieran una zona de strike más alta. Sólo se cree.

A principios de los 1970s, los umpires les fueron dados números en sus uniformes. 

En 1977, los umpires de la Liga Americana comenzaron la transición de usar la pechera por dentro de la camisa y para 1985, cada uno había abandonado el incómodo protector.

Cada escuadra de cuatro hombres, tiene un jefe de grupo, para la temporada del 2015, había 19 equipos de umpires, liderados por personas con al menos 37 años de experiencia en Ligas Mayores. Hunter Wendelstedt Jr., es uno de seis umpires en la historia de las Ligas Mayores, de quienes sus papás también lo fueron.

STAFF DE LANZADORES.

Se han ido los días cuando algunos lanzadores tomarían el montículo día tras día. El pitcheo ha llegado a ser un arte muy especializado.

ANTES:

En 1884, los Grays de Providence, de la Liga Nacional, jugaron 112 juegos.

Charles “Old Hoss” Radbourn fue prácticamente el único lanzador del staff. Comenzó 73 juegos y completó casi cada uno de ellos. En comparación, en el 2014, ningún lanzador tuvo más de 34 aperturas o seis juegos completos. 

Con frecuencia los equipos tienen 12 lanzadores en su roster de 25 peloteros y cada uno tiene una tarea específica. Si Radbourn lanzara hoy, el ajuste más difícil que tendría que hacer sería el encontrar qué hacer en los días que le quedarían libres entre una apertura y otra.

CINCO INICIALISTAS.

La rotación de cinco hombres ha sido una norma desde los 1970s, significando eso que los lanzadores abridores lanzan un poco más de una vez a la semana.

PREPARADOR DEL SEXTO INNING.

A muchos manejadores les gusta dar a sus preparadores, que son los lanzadores que lanzan después de que el pitcher abridor se va, pero antes de que llegue el cerrador, un papel consistente. Eso significa que tratan de traer a sus relevistas al juego en situaciones similares.

PREPARADOR DEL SÉPTIMO INNING.

A los equipos también les gusta tener disponibles tanto a un lanzador derecho como a un zurdo para cualquier situación. Por eso muchas veces vemos en el calentadero y a estas alturas del partido, calentando el brazo tanto a un derecho como a un zurdo.

PREPARADOR DEL OCTAVO INNING.

Son los mejores relevistas, excepto para cerrar. Los managers generalmente quieren a sus mejores lanzadores relevistas, para usarlos en las últimas entradas.

CERRADOR.

Cuando el equipo tiene una ventaja muy precaria, el cerrador lanza la novena entrada para preservar la victoria.



EL RELEVO LARGO.

Otra “especialidad” son los lanzadores de relevo largo, se usan cuando el inicialista sale temprano del juego, es ahí donde aparecen los pitchers de relevo largo. Ocasionalmente hasta pueden convertirse en lanzadores abridores.

LOOGY.

Me reservo el derecho de llamarlo “loogy” y no hacer una traducción al español.
Son conocidos como los lanzadores de relevo zurdos de un solo out. Un zurdo especialista quien es traído para hacerle out a un bateador zurdo.

LOS LANZADORES COME INNINGS.

Entran al juego cuando su equipo está siendo derrotado y lo que quiere el manager y todos los demás es que ya se acabe el juego. Su trabajo es permitir que los demás lanzadores del staff descansen.
                      

jueves, 3 de agosto de 2017

EXCELSOS COMENTARIOS

Carlos Rodríguez Candila:  

Jaime García es un excelente pitcher y que bien. Esperemos que Joe Girardi lo incluya en lista de  abridores naturales pues son seis. Al paso que llevan los Yankees están camino a playoff y con muchas posibilidades de serie mundial. Bien por cambio a esa franquicia.

Confiemos en que Girardi se olvide de sus caprichos y no le haga lo que a Alfredo Aceves en serie mundial cuando lo tuvo lanzando casi dos juegos de calentamiento sin llamarlo a la loma aun perdiendo como ocurrió con la misma serie.

Carlos Castillo Barrio:

Que sabor más amargo el olvido en que se tienen los nombres de atletas, no solo beisbolistas, que dieran tanta gloria y aplausos entre los fans, en sus momentos de triunfos y como siempre, el ejemplo de Humberto Mariles ¿lo recuerdan en los Primeros Olímpicos en Londres después de la nefasta II Guerra Mundial?

¿Y recuerdan quién le dio los méritos?: sí, aquel caballo llamado Arete.

¿En qué lugar este caballo fue sepultado en la Cd. de México con todos los honores; ¿alguien puede darnos la fecha y el lugar? Esto sin causar ofensas a nadie, a ningún atleta, todos merecen su sitio para no ser olvidados.

Otro ejemplo, Ramón "Lotario" Rodríguez, catcher cubano. Aquí jugó y fue manager de los "Pericos" de Mérida, en Liga Peninsular, creo de 1950, en el Estadio Salvador Alvarado y luego en el parque Carta Clara, primero con iluminación artificial en el Sureste y jugó 3 años con los Petroleros de Poza Rica.

En los archivos de Historia Biográfica del Beisbol Cubano, figura que jugó con Petroleros de Poza Rica en 1960, cuando que en realidad también figuró en 1958 y 1959.

Ah! el beisbol cubano de antaño, como lo vivo en la isla. Saludos.

Carlos Rodríguez Candila:

Otro comentario:

Muy exacto y admirable tus aportes Jesús. Algo o quizá un poco más recuerdo de esos verdaderos gladiadores por así decir, incansables del tradicional béisbol aprendido en nuestra era transicional que gira entre modernidad y capacidad real del pitcher que con "X" número de lanzamientos de cinco a siete entradas es removido aun ganando con amplia ventaja es sustituido para darle "chance" al relevista pues el inicialista rebasa los 100 lanzamientos y así, incluso el "cerrador" vaya como vaya el score y aun así hasta pierden el juego, más es lo moderno, salvo excepciones .

Bien por los datos que aporta Heriberto Corral que acertó la trivia que planteaste.

Efectivamente el último pitcher en ganar 30 o más juegos fue Denny MacLain con los Tigres de Detroit (31 en total contra 6 derrotas en temporada regular 162 juegos, entonces).

Lo que agrego es que además en tal temporada,  en el clásico otoñal tres victorias fueron para Mike Lolich y una de McLain.

Sin embargo, McLain truncó su carrera al ser suspendido –primero tres meses—por el Alto Comisionado Bowie Kuhn al comprobarse que participaba y financiaba una red clandestina de bancas de apuestas.

Si mi memoria no falla, según crónica del tiempo en 1968, siendo Mickey Mantle su ídolo desde antes de ser el gran pitcher,  en el juego último en temporada regular le lanzó tan fácil para que diera efectivo y resultó jonrón   e incluso fue a felicitarlo cuando pisó el pentágono  a modo de honrar a tan grande y formidable pelotero.

Su suspensión cortó quizá una gran carrera de más registros, como dejar esa historia de ser hasta hoy el último en ganar más de 30 juegos en la Gran Carpa.

Jesús, agrego que como bien apuntas, hoy es difícil ver ganadores de 20 o más juegos merced a reglas que considero absurdas. Ya  no vemos en horizonte volver a ver la sensatez de mánagers más estratégicos que dejen a sus pitchers  lanzar juegos completos.

Excepto  Clayton Kershaw puede superar en 20 o más aperturas con juegos iniciados y ganados incluyendo hacerlo solo. Como Fernando Valenzuela lanzaba y otros más 9 entradas con victoria o derrota y como él muy escasos estrategas dejan tirar juego completo con o en desventaja mínima confiar que el resto del equipo haga la tarea de sacarlo en victoria. 

Creo que eso está acabando la esencia del béisbol para darle entrada a una modificación donde en ocasiones la contrariedad y desagrado del pitcher entrega la pelota a un relevista solo porque le batearon un hit, doble, sencillo o triple o quizá home-run aun teniendo ventaja en marcador .

Por eso exalto las anécdotas de Ronnie Camacho cuando el béisbol era de fajarse y los managers alineaban por sapiencia y no "reglitas"  a modo de instructivo que a propósito menciona como corolario poético  de su última crónica: Nosotros,  Los de Entonces Ya No somos los Mismos de Antes. Fracción del poema veinte de Pablo Neruda.


Saludos y un abrazo como siempre.

jueves, 27 de julio de 2017

SILVIO GARCÍA


Al Bat



Por Jesús Alberto Rubio.

Silvio García fue grande en el invierno como en el verano. Entre 1940 y 1947 fue toda una estrella de las Ligas Negras con los Cuban Stars, New York Cubans; brilló en la Peninsular de Canadá y qué puedo decirle en su natal Cuba, Puerto Rico, México y en República Dominicana.

Llegó en plenitud de sus facultades al béisbol mexicano y fue todo pundonor, enorme bateo, entrega, velocidad… y pronto se convirtió en otro de los grandes ídolos del béisbol.

Tuvo siete formidables campañas en la Liga Mexicana y trascendió especialmente por su pitcheo en su temporada de debut del 38, pero luego fue un consistente y poderoso bateador y excelente campo corto con un poderoso brazo.

Fue todo un gran estelar de la pelota mexicana entre 1938 y 1948.

Campeón con El Águila

Debutó con el Águila de Veracruz en 1938 para ayudarlos a conseguir el bicampeonato y lo curioso fue que lo hizo en calidad de lanzador, única temporada que en nuestro béisbol se le vio en esa función.

Sus números fueron de 10-2, nueve juegos completos, con tres blanqueadas y 1.67 de efectividad, siendo superado en este último renglón por sus compañeros de equipo, Julián “Pajón” Ramírez (1.02) y Martín Dihigo (0.90). 

Fue el tercero en ganados debajo de Dihigo (18) y Chet Brewer (17).

Con Diablos Rojos

Mire lo que hizo el cubano con los Rojos del México en 1941: Jugó de campo corto y segunda base y ¡clase de ofensiva que volvió a demostrar!: .366, siendo líder en hits (159); once triples, 5 de vuelta entera.

En esa campaña impuso marca de más turnos al bat (434) dejando atrás la de 384 que un año antes había establecido Sam Bankhead jugando con los Industriales de Monterrey.

La siguiente temporada bateó .364, el mejor del equipo Rojo que dirigía Ernesto Carmona. El 43 pegó .301 bajo el mando del “Chile” Gómez.

El 44 empezó con el México pero fue cambiado a los Azules y haciendo de nuevo gran pareja con “Chile” Gómez, ayudó a conseguir el tercer banderín al equipo de Jorge Pasquel, evocando lo que juntos habían hecho en 1938 con El Aguila.

Esa vez entre el México y los Azules, promedió .314, tres triples, con 73 anotaciones, siendo líder en robos con 31. Usted dirá la clase de bateador que era el cubano ya que fue segundo en veces al bat (373), tercero en dobles (25) y jonrones (11, empatado con Jesús Vidal) e impulsadas (83). Fue quinto en impulsadas (117).

Para la siguiente campaña, en 1945, le fue mucho mejor: .350, 15 jonrones, 80 impulsadas, 70 anotadas y 40 estafas. Dio 21 dobles y 7 triples.

Los 40 robos de bases superaron el récord de Sam Bankhead, quien en 1940 había logrado 32, así como empatando lo hecho por Agustín Bejerano de ser campeón en esa especialidad en dos años seguidos (38-39).

“Pijini” Bejerano en la temporada del 46 sería el nuevo rey de robos al lograr 46.

Ese año Silvio pegó nueve hits consecutivos, pero a la siguiente temporada Pedro Formental, de los Tuneros de San Luis, apantalló con un formidable 10-10 para la marca de la época.

Pudo haber sido el Jackie Robinson del 47.

En el verano de 1946, Walter O´Malley, el gran magnate de los Dodgers de Brooklyn pidió al gerente del equipo, Branch Rickey, que lo entrevistara en la Habana.

Silvio se encontraba en plenitud de facultades. Y, la idea era ¡invitarlo para que fuera el primero pelotero negro en las Ligas Mayores!, qué cosa, amigo.

Pero, debe saber el por qué buscaban la histórica firma del talentoso cubano quien contaba con extraordinarias facultades para ser un gran jugador de la Gran Carpa.

Por supuesto que en esos años era plenamente conocido por su real valía, talento y capacidad como pelotero. Sus grandes actuaciones en los 30 y 40´s en Cuba, Dominicana, Puerto Rico, México y las Ligas Negras, le daban el crédito suficiente de ser considerado como un viable candidato para tan notable honor histórico.

Inclusive, había visto acción con el Club Sherbrook de la Liga Peninsular de Canadá, donde fue el líder de los bateadores con promedio ofensivo ¡de .395!

Sin embargo, hubo estos factores: Su temperamento no iba a aceptar los insultos de la fanaticada y mismos peloteros y directivos… y quizá algunos cronistas de béisbol.

Incluso, su edad (32) y el idioma, influyeron en la decisión de Rickey; y es que después de todo, Jackie tenía el perfil ideal como candidato si podía mantener su orgullo y temple en orden, algo para lo cual quizá Silvio no estaba preparado.


Pero, de que pudo haber sido el Jackie Robinson que rompió la barrera racial, claro que si. Imagine: ¡un latino y para honra, de Cuba!

miércoles, 19 de julio de 2017

LOS MAGOS DEL GUANTE

ESTRELLAS DEL BÉISBOL

(Capítulo IV)

Por Héctor Barrios Fernández


Éxito como bateadores? Por supuesto que estos jugadores lo tuvieron, por algo jugaron por tantas temporadas en Grandes Ligas. Pero ellos fueron también reconocidos por su trabajo limpio en el campo. Estos son algunos de los jugadores que han brillado a la defensiva dentro del béisbol de Grandes Ligas.

JARDÍN IZQUIERDO: Barry Bonds.



Por supuesto que Barry es conocido por poseer el record de más cuadrangulares en Ligas Mayores en todos los tiempos. Pero Bonds también ganó ocho guantes de oro en un trecho de nueve temporadas en los 1990s jugando para los Piratas de Pittsburgh y los Gigantes de San Francisco, también cuenta con tres títulos de jugador más valioso en los 1990s. También consiguió cuatro nombramientos seguidos de ese calibre de 2001 a 2004.

TERCERA BASE: Brooks Robinson.


Bueno, cuando tu apodo es “La aspiradora humana,” eso habla muy bien de tu persona en términos de jugador de la tercera base. Pocos batazos lograban pasar por la esquina caliente mientras Brooks Robinson estuvo allí. Brooks ganó 16 guantes de oro consecutivamente para probar que era eso, una aspiradora humana. Además fue nombrado el jugador más valioso de la Liga Americana en 1964.

SHORTSTOP: Ozzie Smith.



El hombre conocido como el “Mago de Oz” obviamente pertenece a esta lista de grandes fildeadores. Él impuso records para Grandes Ligas en asistencias y doble plays para un shortstop. También era dueño de una impresionante maroma en el aire y hacia atrás, la cual hacía dentro del terreno de juego en los días de apertura de temporada, juegos de estrellas y cuando se le ocurriera, en lo personal recuerdo haber estado cómodamente sentado en una butaca del Jack Murphy en San Diego, cuando súbitamente sale corriendo del dugout del lado de la primera base Ozzie Smith, iba a tomar su posición en las paradas cortas, por la sorpresa se me quedaron de momento, atorados en la garganta unos cacahuates que me comía, ya que Smith se echó dos maromas en el aire justo atrás de la loma de lanzar, eso solamente lo había visto hacer a los gimnastas. Después de eso era común verlo hacer tales acrobacias.

JARDINERO CENTRAL: Willie Mays.


El “Say Hey Kid” hizo una de las más famosas atrapadas de todos los tiempos en la Serie Mundial de 1954 jugando contra los Indios de Cleveland y Beto Ávila. Atrapó una pelota bateada hacia el jardín central, fue sobre su hombro, manteniendo al corredor en tercera base en un juego empatado a 2 carreras. Sus Gigantes de New York ganaron ese juego y la Serie.

SEGUNDA BASE: Bill Mazeroski.


Ganó la Serie Mundial de 1960 contra los Yankees de New York al conectar de cuadrangular en la novena entrada del séptimo juego. Pero Mazeroski es recordado como uno de los mejores segundas bases que el béisbol jamás haya visto. En 17 años de carrera, todos con los Piratas, dejó un promedio de bateo de .260, con 2016 hits. Además su guante era algo muy parecido a lo mágico.

JARDINERO DERECHO: Roberto Clemente.


Antes de que Roberto usara su escopeta que tenía como brazo para cazar a los corredores en las bases, Clemente fue un excelente lanzador de jabalina en las competencias escolares de pista y campo.
El nativo de Puerto Rico, falleció tragicamente en un accidente aéreo, mientras viajaba para llevar víveres a las víctimas de un terremoto en Nicaragua.

PRIMERA BASE: Keith Hernández.



Keith con bigote y todo, tuvo una pulcra presencia en la primera base jugando para los Cardenales de San Luis y los Mets de New York en los años 70s y 80s, ayudó a cada uno de esos equipos a ganar una Serie Mundial. Ganó el nombramiento de jugador más valioso en 1979, además se llevó 11 guantes de oro por su excelente fildeo.
Si Usted se maravilló viendo jugar la primera base a Steve Garvey, a Don Mattingly u hoy en día a Adrián González. Keith Hernández les decía quítense que ahí voy.
Inició una carrera como comentarista para la televisión en juegos de los Mets en 1999.

RECEPTOR: Johnny Bench.}


Fue nombrado novato del año en 1968, pero eso no era aún nada de lo que veríamos en años por venir. Para la temporada en que se retiró del béisbol, después de 17 temporadas con los Rojos de Cincinnati, él había llevado a la Gran Máquina Roja a ganar cuatro campeonatos de la Liga Nacional y dos Series Mundiales, además para sus números personales, fue nombrado dos veces el jugador más valioso de la temporada. De verdad los corredores la pensaban dos veces al tratar de salir al robo contra Johnny Bench.

LANZADORES: Greg Maddux.


No solamente ganó cuatro premios Cy Young seguidos, esto por haber sido el mejor lanzador de la Liga Nacional, sino que también el angelito se llevó 18 guantes de oro, para ser el jugador de cualquier posición que más guantes de oro ha ganado en su carrera. Maddux jugó en 23 temporadas en Grandes Ligas. En toda su carrera Greg pasó solamente 15 días en las listas de lesionados.
Por lo tanto a mi colega Maddux, (por lo del magisterio) no se le pueden poner peros.